El torneo de Wimbledon, que este año fue suspendido a causa de la pandemia por coronavirus, ya baraja las opciones para celebrar la edición de 2021 y plantea tres escenarios: un campeonato normal, con capacidad reducida o a puertas cerradas.

Estas tres posibilidades dependerán de las recomendaciones del Gobierno británico en materia de salud cuando se aproxime la fecha del certamen, que dará inicio en julio del próximo año.

«Nuestra prioridad es la salud y la seguridad de todos nuestros socios, nuestros aficionados y jugadores», señalaron los organizadores del torneo en un comunicado.

Wimbledon es el único de los cuatro Grand Slams que no se jugó en 2020, mientras que Australia se celebró con normalidad en enero, el US Open se disputó en una burbuja sin público y Roland Garros admitió a 1.000 personas por jornada.

«Organizar Wimbledon en 2021 es nuestra prioridad número uno y participamos activamente en la planificación de escenarios para cumplir con esa prioridad», apuntó Sally Bolton, directora ejecutiva del All England Lawn Tennis and Croquet Club, que dio las gracias a las autoridades gubernamentales «por sus continuos consejos que seguirán siendo inestimables a medida que se acerque la edición de 2021».

La cancelación de la Catedral del tenis durante el 2020 constituyó la primera suspensión en su historia desde la Segunda Guerra Mundial, en 1945. De esta forma, los organizadores ya empiezan a planificar lo que será la próxima edición y, si bien aún no hay certezas de como se desarrollará, ya se empiezan a a barajar las distintas opciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here