Goleada histórica de los bávaros por 2-7 ante el Tottenham con cuatro goles de Gnabry, dos de Lewandowski y uno de Kimmich.

Partido sin tregua en el Tottenham Stadium. De ida y vuelta, primero Gnabry lo intentaba, más tarde respondía Son, quién a la tercera no iba a perdonar. Era el minuto 11, pero este Bayern tiene recursos y pegada. Kimmich de tiro lejano en el 14 igualó. El partido se jugaba casi siempre en las áreas, todo podía pasar.

La primera parte llegaba a su fin pero faltaba algo, estando Lewandowski en el campo, raro era que no llegase un gol del que es ahora mismo el mejor ‘9’ del mundo. Un balón rechazado en frontal del área lo recogió, se dio la vuelta y sin mirar a puerta soltó un latigazo que se coló a gol, tremendo el estado de forma del polaco.

Eran 13 goles en 10 partidos esta temporada, el Bayern remontaba y se iba al descanso con el 1-2. Pero la segunda parte fue una absoluta locura con un protagonista claro: Serge Gnabry. Ni más ni menos que un póker de goles, 4 en 45 minutos, de todos los colores y sabores, un meneo histórico que dejaba al Tottenham noqueado.

Dos goles en dos minutos (54 y 55), otros dos en seis (en el 82 y en el 88). La goleada no iba a estar redondeada sin el gol de Lewandowski, doblete del polaco en un festival ofensivo del Bayern. Cinco goles en 45 minutos, el Tottenham redujo distancias con un penalti de Kane en el minuto 60 para ponerse 2-4.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here