Regresó el fútbol a territorio norteamericano, pero no sin antes dejar claro su postura contra un tema tan sensible como lo es el racismo. Orlando fue la ciudad definida para el regreso de la Mayor League Soccer, pero antes hubo una protesta en contra del racismo que invade los Estados Unidos y al mundo.

200 jugadores rodearon el campo con los puños levantados y camisetas con mensajes en contra del trato que reciben los afroamericanos. La agrupación de futbolistas, que antes se denominaba Coalición de Jugadores Negros de la MLS y cambiaron su nombre a Jugadores Negros a Favor de un Cambio, debido a la muerte de George Floyd. El acto duró 8 minutos y 46 segundos. Los futbolistas a disputar el partido permanecieron en el centro del campo arrodillados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here