El partido de la jornada 31 entre Real Madrid y Mallorca en el estadio Alfredo Di Stefano empezó y termino con el resultado que la mayoría imagina. Un equipo peleando la cima y el otro peleando el descenso. Era un partido disparejo desde cualquier punto de vista.

Con la ausencia de Casemiro, Zinedine Zidane decidió sacar una alineación totalmente ofensiva. un 4-2-4 con Hazard, Vinicius, Benzema y Bale. El estratega sabía que era superior a su rival y quería arrollarlo. El Mallorca no estaba dispuesto a hundirse en el fondo de la tabla, y no lo haría sin pelear.

El partido comenzó y el arquero del conjuno visitante se viste de héroe en dos ocasiones una contra Benzema y contra Bale. Pero, ¿Qué sería el fútbol sin los goles y la polémica? Al minuto 19 llega el gol que abre el marcador. Con una posible falta de Carvajal al recuperar el balón y una posición adelantada del galés que hace por el balón pero no lo toca están dentro del gol de Vinicius Jr. El VAR no apareció y se jugo hasta el medio tiempo.

La falta del lateral madridista puede cuestionarse e incluso ser de apreciación y el fuera del lugar no existe, Bale sale habilitado antes del pase de Luka Modric. El resultado debio ser distinto para las situaciones creadas para ambos equipos.

El segundo tiempo siguió con la misma tónica que el primer partido, un encuentro sin medio campo, era un idea y vuelta constante y que sin nadie que pudiera marcar un ritmo de partido. Llega una falta en el borde del área y había dos tiradores posibles, el capitán Sergio Ramos y Gareth Bale. Al final fue el defensa central quien se mando un tremendo gol de tiro libre.

Al final el partido termino como tenía que terminar. Un conjunto merengue que gana, el debut de un joven de 15 años por parte del conjunto visitante. Las realidades eran distintas pero el final era el esperado, no se dio la historia de David y Golitat.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here