Jonathan Busby, atleta de Aruba de 33 años, fue la imagen dramática de la primera jornada del Mundial de atletismo en Doha al llegar a meta exhausto, ayudado por uno de sus adversarios, Braima Dabó, de Guinea-Bisau, después de arrastrarse sobre la pista en la última vuelta de la primera serie de 5.000 metros, pero terminó siendo descalificado.

Busby due descalificado porque el reglamento de la IAAF, en su artículo 144.3, establece las ayudas que no son permitidas y en el apartado F incluye la de “recibir apoyo físico de otro atleta (distinto a ayudarle a recobrar la posición de en pie) que ayude al atleta a progresar hacia delante en la carrera”.

Jonathan Busby de desplomó tras cruzar la meta, obsewrvado por el hombre que le ayudó a acabar la prueba de los 5.000 metros

Busby, que llegaba a Doha sin marca en la distancia, igual que el hombre que lo esperó para conducirlo del brazo hasta la meta, terminó la prueba con un tiempo de 18:10.68 y su ayudante entró 27 centésimas después. Pese a cruzar la meta cinco minutos después que el vencedor, el etíope Selemon Barega (13:24.69), los dos hicieron su récord personal, pues era la primera vez que corrían un 5.000.

Busby, dejando el estadio en silla de ruedas

Los rezagados restaron protagonismo a los corredores de elite con el súbito desfallecimiento de Busby en la recta contraria del estadio y el gesto humanitario de Dabó, que ya se ha hecho viral en las redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here