Hoy no ha sido una noche mágica, hoy ha sido una noche de pesadilla para todos los aficionados del Barcelona. La noche de hoy ha plasmado el acabose de una temporada para el olvido para el barcelonismo. El ciclo ganador del Barcelona debe renovarse a partir de esta noche.

La ciudad de Lisboa estaba atenta a lo que estos dos equipos podían ofrecer en el campo. El conjunto de Quique Sétien se guardó a un jugador como Antoine Griezmmann y salio con Sergi Roberto para dar más equilibro a la media cancha. Por su parte los de Hans-Dieter Flick salieron con todo, y la banca de los alemanes estaba nutrida para poder llevar a cabo un gran partido.

El partido comenzó y comenzó de la peor manera posible para el Barça, con un gol tempranero de Thomas Müller, el partido daba un pequeño adelanto de lo que llegaría a ser todo el encuentro para los barcelonistas.

A los pocos minutos un gran autogol de Alaba empata el partido, pero la mentalidad de los alemanes no se cayeron y atacaron sin piedad. El Bayern empezó con el huracán en el que lograron tres goles en solo nueve minutos, acompañado de un festival de errores del Barça.

Con el Barça hundido, nervioso e impreciso, incapaz de salir de la brutal presión germana, Lewandowski a punto estuvo de anotar el cuarto gol pero Ter Stegen esta vez sí estuvo acertado. Pero el Bayern tenía prisa y en el 31 llegó el 1-4, acompañado de otro regalo culé.

Obligado a intentarlo, Setién dejó en el vestuario a Sergi Roberto para que entrara Griezmann. Pero nada cambió. Al contrario. Empeoró y mucho. Suárez trato de subir el ánimo con golazo, pero a pesar de romper un récord tan negativo como el que tenía el uruguayo, lo importante era la remontada. Luis Suárez dejo atrás más de 4 años sin marcar fuera del Camp Nou en Champions League, que por el resultado final, no tuvo un sabor agradable.

Salvo ese espejismo, llegaron otros cuatro goles más del Bayern. Davies dejo sembrado a Semedo para asistir a Kimmich en el quinto gol. Luego un cabezazo del delantero polaco para poner el sexto. Para terminar de armar y cerrar el ataúd llegaría el jugador cedido por el Barcelona, Philippe Coutinho anotaría un doblete y terminaría la catástrofe azulgrana.

Todo el Barcelonismo se ha desmoronado y la imagen de Messi es la misma que se ha visto en Roma y en Anfield. Por tercer año consecutivo, el Barça consumó otro ridículo histórico en la Champions. El conjunto blaugrana tiene que hacer una reestructuración de fondo.

«Somos el Barça, el mejor equipo del mundo» dijo Vidal antes del partido, pero el Barcelona no ha sido el mejor equipo del mundo en mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here