Dos realidades muy distintas pero una misma ciudad, un mismo campo de batalla pero objetivos muy distintos. Barcelona recibe a su vecino el Espanyol de Barcelona. El conjunto culé quiere seguir presionando al Real Madrid y ganando los tres puntos se pondría a 1 punto. El equipo visitante buscaba un salvavidas que los mantuviera en flote en la lucha por la permanecía en primera división.

Las alineaciones fueron las esperadas, ambos salieron con lo mejor que tenían. El Espanyol quería sacar puntos y terminar de hundir las aspiraciones de campeonato del Barcelona. El partido comenzó y el local sabía que debía dejar buenas sensaciones y dominó el balón. El conjunto periquito sin embargo fue quien creo más peligro en el transcurso de los minutos, varias intervenciones de Ter Stegen mantuvieron el cero en el primer tiempo.

Para el descanso un resultado 0-0 fue desconcertante para ambos equipos. Pero se realizaría un cambio que cambiaría todo el ritmo de partido y lo haría en 5 minutos. Ansu Fati ingresa al medio tiempo y sale expulsado al 50. Mientras que Pol Lozano del visitante se iría al vestidor al minuto 55. El clásico terminaría con 10 jugadores por equipo.

En el transcurso del segundo tiempo el Barcelona con espacios fue más peligroso. Tuvo que llegar Luis Suárez, quien fue el verdugo de los periquitos y que terminó sepultando sus sueños.El partido siguió y no hubieron cambios para ningún equipo.

El Barcelona gano y los dejo los tres puntos a un FC Barcelona que los necesitaba para seguir en la lucha con Real Madrid por La Liga. Un Espanyol que después de 26 años en primera división deberá pelear para poder regresar a la máxima categoría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here