Cada partido en lo que resta de la temporada será una final para el FC Barcelona. En la pelea por conquistar LaLiga, el conjunto catalán no puede perder puntos si quiere seguir persiguiendo al líder, el Real Madrid.

El partido en el estadio José Zorrilla, era vital para poder seguir metiéndole presión al clásico rival. Con muy poco fútbol, el Barcelona se quedó con los tres puntos y la mínima esperanza da la Liga, mientras que Valladolid se acerca a la Segunda División. Sin pasar verdaderos apuros y vuelve a encomendarse a que falle el equipo de Zidane.

La principal novedad fue la presencia de Riqui Puig, que poco a poco se va afianzando y ganando confianza. Con él el juego es más fluido y el Barça lo agradece. El equipo comenzó y los azulgranas tuvieron varias llegadas ante la meta del excanterano Masip. En una gran acción de Lionel Messi, asistió a Arturo Vidal para poner el primero y único del encuentro. Luego del gol el argentino desapareció del partido. Aunque sus compañeros lo buscaban, no lograba conectar su magia como lo hizo con el chileno.

Para el segundo tiempo el conjunto visitante hizo ingresar a Luis Suárez, el mejor socio de Messi, con la intención de finiquitar el partido. Pero el local no dejo que fluyera el fútbol que le conocemos al FC Barcelona, fue disminuyendo a medida que el corazón y la garra del Valladolid crecía.

Sin mucha técnica individual el conjunto pupusela, creo ocasiones de gol que el arquero alemán Marc André Ter Stegen logró contener. Una portería más en cero para el guardameta, que en estos tiempos le hacen mucha falta. Con unos últimos minutos intensos, el Valladolid dio todo por buscar el empate, pero no fue suficiente para vencer al muro alemán y no se concretó el empate.

Nueva victoria para seguir en la lucha por el título, pero la situación sigue siendo muy complicada. Esperan que Granada y Villarreal se disfracen de superhéroes y acaben con el Madrid de las ocho victorias seguidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here