El Real Madrid sufrió más de la cuenta para derrotar a Sevilla, que pudo haberse ido con al menos un punto en su visita al Bernabéu. La historia hubiera tenido otro desenlace si Juan Martínez, colegiado del encuentro, validaba el tanto de Luuk de Jong.

Con los tres puntos en el bolsillo, el cuadro ‘merengue’ igualó a Barcelona en el primer lugar de la tabla. Asimismo, alargaron su paternidad sobre el cuadro ‘nervionense’, que apenas suma un triunfo en sus últimas 27 visitas al Bernabéu.

El Madrid sacó a relucir su jerarquía y se quedó con el partido. A los 57′ de la segunda parte, Casemiro rompió la paridad con una soberbia definición: una «vaselina» ante la salida del portero Vaclík.

El festejo no duró tanto pues Luuk de Jong, a quien le invalidaron un gol legítimo, se cobró su revancha y puso la paridad con un descomunal testazo. Courtois solo acompañó la jugada con la mirada.

Cuando todo hacía indicar que el partido acabaría en empate, Casemiro volvió a hacerse presente en el marcador para anotar de cabeza y desatar la euforia en el Bernabéu. Con la victoria, el Madrid sumó 40 puntos y es colíder con el Barcelona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here