Ernesto Valverde rompió su silencio tras la destitución en el Barcelona durante el marco del cuarto Bilbao International Football Summit (BIFS’20), un congreso que reúne en los últimos años en la capital vizcaína a destacadas personalidades del fútbol de élite y que se celebra en la zona VIP de San Mamés. Le entregaron el Premio Referente 2020 y, fiel a su estilo, estuvo muy diplomático y apenas incidió en aspectos polémicos tras su salida y las críticas de Abidal a su gestión. «¿Por qué he salido? No es una pregunta para mí. Hay una parte de nuestro oficio que tienes que aceptar. ¿Te gustaría que fuera de otra manera? Pues sí», se limitó a apuntar. Eso sí, confesó que no ha visto más partidos durante el mes que lleva en paro que el Athletic-Barcelona de Copa de la semana pasada.

«Este año el Madrid está fuerte y muy enfocado en la Liga», abrió para valorar el liderato de los blancos. El Txingurri, de todos modos, no quiso proyectar ninguna sombra de duda sobre algún desafecto a la entidad culé: “Todos los clubes te dejan su marca y para mí entrenar al Barça ha sido una suerte increíble; he sido jugador. Sé cuando vas un club de este calibre lo que supone desde todos los puntos de vista y estoy encantado de haber estado allí. Cuando firmas el contrato sabes que estas en el momento álgido de popularidad en el club y a partir de ahí, deciden los resultados. Sabemos que el entrenador es responsable de que al jugador le pegue en el culo la pelota y entre”. Se le cuestionó si no ha recibido el respeto que merecía por parte del club culé, pero no pisó ningún charco: “No pienso en eso, en si he sido injustamente tratado, tengo que evitarlo. Se trata de pasar página, al final estamos pensando en qué ha ocurrido y por qué. Vamos a mirar hacia delante no tengo que mirar para atrás”.

Sí pudo ser una indirecta a Setién la siguiente valoración: «Ser dominador del partido no es tener el 80 por ciento de posesión; es generar ocasiones y que no te las generen». La rutina de ganar la Liga pudo devaluar esa conquista y el entrenador de Viandar de la Vera, que coincidió en Bilbao con otro técnico cesado como Emery. “Cuando uno repite títulos piensa que eso es así. La Liga es el torneo que te dice cómo estás funcionado durante un año. En el Liverpool andan como locos porque van a ganar la Liga después de tantos años. Si se la hubieran llevado los diez años anteriores, pensarían que es otra cosa”.

El cariño que dispensa al Barça, en todo caso es menor al que profesa por el Athletic. “La Supercopa que ganamos supuso mucho, por el sentimiento de no ganar nada en tanto tiempo. El Athletic tiene algo tan fuerte y un clima de trabajo interno tan especial y reconfortante para la gente que está aquí que es lo mejor que he hecho y me he encontrado en mi carrera”. Eso sí, no se ve emprendiendo una tercera etapa en San Mamés. “Hay entrenadores jóvenes que están llegando, Garitano, Etxeberria, Iraola… he estado tiempo y es el momento de toda esta gente y el momento pasa por ellos”. Admitió que había madurado que una vez que acabara su etapa en el Barça iba a estar un tiempo parado, pero no lo tiene claro. Hasta bromeó con la idea de emprender una aventura exótica y hablando con Iniesta fantaseó con explorar algo por Japón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here