Cristiano Ronaldo intenta siempre mantener los detalles de su vida íntima en la más estricta intimidad, pero a su alrededor no siempre hay gente tan discreta como él se cree, por lo que es inevitable que salgan a la luz de vez en cuando algunas intimidades.

Es lo que le ha sucedido a la estrella de la Juventus, quien tiene su actual residencia en Turín, donde ha coincidido con una vecina un tanto indiscreta.

El futbolista portugués vive en una majestuosa villa muy exclusiva y alejada de los paparazzi. Sin embargo, una de sus vecinas ha roto ese carácter reservado. Se trata de Elizabeth Borel, más conocida como Betty e hija de Felice ‘Farfallino’ Borel, campeón con la Juventus en los años 30 y 40 y que falleció en 1993.

En declaraciones al ‘Corriere della sera’ ha asegurado que Cristiano es “un vecino ideal” porque nunca molesta con excesivo ruido. “Mucho silencio, sin fiestas. Nunca he visto pasar coches por nuestra carretera privada”, ha explicado. “A menudo le veo al volante de un Rolls-Royce. Lo vemos pasar todos los días, con cristales tintados. Pero en el garaje de su casa también tiene deportivos, como un Lotus. Además, tiene una hermosa piscina cubierta y un jardín pequeño y bien cuidado con flores de colores”.

Y añade que “veo a Cristiano Junior a menudo deambulando con su monopatín, arriba y abajo de la calle que conduce a nuestros hogares, siempre con los guardaespaldas detrás. Al igual que la madre, Georgina, seguida también por una niñera que la ayuda con los dos coches: uno doble para los gemelos y otro individual”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here