Oliver Cuadrado, exguardameta del Real Madrid y del Castilla, ha sido dado de alta del coronavirus después del periodo de dos semanas de cuarentena que ha pasado en el Hospital Gómez Ulla de Madrid junto a otras 19 personas, repatriadas desde Wuhan (China).

Oliver trabajaba en esta localidad, foco de la propagación de la enfermedad, como entrenador de porteros y tras ser repatriado ha explicado su alivio por sentirse ya libre, tanto de estar apartado en China como en Madrid, donde ha acumulado en total 22 días en cuarentena.

«Cuando nos hicieron la prueba definitiva sí que estuvimos más tensos hasta que recibimos los resultados, que cuando ya supimos que eran negativos nos relajamos. Teníamos la certeza de que todo iba a ir bien», ha explicado a Onda Cero al saberse ya liberado de la posible enfermedad.

«Lo primero que haré será abrazar. Abrazar a mi mujer, a mis padres, que me han visto a distancia, con guantes y mascarillas y se hace raro», explica. «Tengo intención de regresar a China, tenemos ayer un proyecto muy bonito con niños. Lo hemos parado y espero que se pueda resolver lo antes posible», habla sobre su futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here