El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el domingo que sus abogados absolutamente “hicieron trizas” el caso de los demócratas para lograr declararlo culpable y removerlo de su cargo.

Un día después que los abogados de Trump empezaran su defensa en el juicio en el Senado, Trump dijo a través de Twitter que “la farsa del proceso de destitución es una interferencia electoral masiva como nunca se ha visto antes”.

Trump atacó al principal fiscal demócrata, el congresista Adam Schiff, como “un político corrupto, y probablemente un hombre muy enfermo. No ha pagado el precio, aún, por lo que le ha hecho a este país”.

El juicio de Trump se reanuda el lunes antes que 100 senadores decidan su futuro, con sus abogados insistiendo con argumentos de que él no hizo nada malo al pedirle a Urania que lanzara una investigación de su principal rival demócrata en las elecciones del 2020, el exvicepresidente Joe Biden.

El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, empezó su defensa el sábado argumentando contra las dos causales para enjuiciar a Trump, que abusó de la Presidencia y que obstruyó los esfuerzos congresionales para investigar sus acciones en relación con Ucrania.

Cipollone dijo que el equipo legal de Trump no cree que los demócratas de la Cámara de Representantes “se hayan siquiera acercado a demostrar sus acusaciones” de que Trump cometió “delitos graves y mala conducta”, el estándar establecido por la Constitución para destituir a un Presidente.

Aehora Cipollone y otros abogados de Trump dicen que ampliarán su defensa, enfocándose en parte en por qué ellos consideran que no hubo nada malo en la solicitud de Trump al presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky, en julio pasado, para que investigara a Biden y el trabajo de su hijo Hunter Biden, en una firma de gas natural de Ucrania, así como una desprestigiada teoría de que Ucrania interfirió con las elecciones del 2016. Ninguna evidencia ha surgido contra los Biden.

Durante tres días la semana pasada, siete representantes demócratas expusieron el caso de que Trump puso en peligro la seguridad nacional para beneficiarse políticamente al pedir las investigaciones de los Biden mientras retenía 391 millones de dólares de ayuda militar que Kiev necesitaba para combatir a separatistas pro-rusos en el este de Ucrania.

«La evidencia contra el presidente es abrumadora”, dijo la congresista Val demings, una de las fiscales del juicio, durante el programa dominical “This Week” de la cadena de televisión ABC.

El abogado criminalista, Alan Dershowitz, del equipo legal de Trump, le dijo a “Fox News Sunday” que argumentará que no existe ningún argumento “legalmente constitucional” para la destitución del presidente. Aseguró que las ofensas de las que es acusado “deben ser un crimen”, un argumento que es disputado por académicos que respaldan el juicio de Trump y su declaratoria de culpabilidad en el senado.

Trump liberó la ayuda militar a Ucrania en septiembre después de un retraso de 55 días, aún cuando Zelensky no había lanzado las investigaciones e los Biden. Los republicanos afirman que esto es la prueba de que Trump no tenia un acuerdo de “dame y te daré” con Kiev, un supuesto acuerdo de entregar la ayuda militar a cambio que se lanzaran las investigaciones. Los demócratas dicen que solo liberó la ayuda cuando se reveló la trama.

El juicio político de Trump es sólo el tercero en la historia. Después que los abogados de Trump concluyan la presentación del presidente número 45, posiblemente el lunes por la noche, se ha establecido un período de 16 horas para que los senadores hagan preguntas a los fiscales demócratas y a los abogados de Trump.

Al finalizar el período de preguntas y respuestas, los demócratas esperan reanudar sus esfuerzos para que los senadores voten a favor de citar judicialmente a testigos clave con conocimiento de las acciones de Trump, específicamente al ex asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, al Jefe de Gabinete, Mick Mulvaney, y otras figuras cercanas del presidente, así como documentos relacionados a Ucrania, de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa.

Pero los republicanos, encabezados por el Líder de la Mayoría, el republicano Mitch McConnell, se oponen a citar testigos y requerir documentos, y en lugar esperan exonerar a Trump a finales de esta semana, sólo días antes de su discurso anual del “Estado de la Nación”,el 4 de febrero.

Con la mayoría republicana de 53-47 en el Senado, los demócratas necesitarán los votos de cuatro republicanos para asegurar una mayoría con la cual puedan citar a testigos y requerir documentos, pero hasta ahora no se conocen tengan asegurados esos cuatro votos.

Si los demócratas son exitosos en conseguir los votos para que testifiquen Bolton y Mulvaney, Trump ha dicho que los republicanos deberían llamar a Biden a testificar, al igual con el aún no identificado oficial de inteligencia Americana que inicialmente denunció la petición de Trump para que Ucrania investigara a los Biden.

Schiff le dijo al programa de la NCB, «Meet the Press» que “el presidente tiene el derecho de citar a testigos relevantes, no a testigos irrelevantes”. Schiff dijo que al presidente no se le debería permitir usar su juicio político para “difamar a su rival político. Hunter Biden no puede decirnos nada sobre la ayuda militar a Ucrania” o qué pensaba Trump sobre programar la reunión en la Oficina Oval que Zelensky deseaba.

Los dos líderes eventualmente se reunieron informalmente durante una reunión de Naciones Unidas, pero no en la Casa Blanca.

Si los esfuerzos demócratas por citar nuevos testigos se quedan cortos, McConnell podría moverse ágilmente para someter a votación las dos causales, las cuales Trump tiene básicamente asegurado poder derrotar ya que se requiere de dos terceras partes para destituir a Trump. Ningún republicano se ha pronunciado a favor de destituirlo.

El sábado, Cipollone reiteró la trillada crítica de que el juicio político promovido por los demócratas solo busca anular las elecciones del 2016 y mantenerlo fuera de la contienda para el 2020, en la que busca la reelección para un Segundo período en la Casa Blanca.

«Están aquí para perpetrar la más masiva interferencia en una elección en la historia de Estados Unidos y no podemos permitir eso suceda”, dijo Cipolllone. “Violaría nuestra Constitución. Violaría nuestra historia. Violaría nuestras obligaciones con el future. Y más importante aún, violaría la sagrada confianza que el pueblo estadounidense ha puesto en ustedes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here