Donald Trump sigue en pie de guerra con la NBA. El presidente de los Estados Unidos vive en una polémica constante que no cesa con el paso del tiempo. La liga estadounidense vuelve a estar en boca del dirigente y, como no, con palabras poco acertadas. La competición siempre ha mostrado públicamente ese rechazo hacia la figura del presidente, acrecentado tras el incidente de George Floyd y las posteriores manifestaciones por la brutalidad policial. Se ha pedido justicia racial.

Otro punto que pretenden llevar muchos norteamericanos en contra de Trump son las elecciones de noviembre. Buscan ejercer una fuerza suficiente para tumbar su mandato.

Pero Trump no se deja ni mucho menos influenciar y sigue cargando duramente y de manera muy transparente contra la NBA y todas las personas que rodean a la organización. La última frase, que no deja a nadie indiferente, es la siguiente: «Algunas personas de la NBA son muy desagradables. Y, honestamente, muy tontas», aseguraba en unas declaraciones. Además, también aprovechó para elegir en el eterno debate entre Michael Jordan y LeBron James.

El mandatario se queda con ‘Air’ por ser menos político, ya que la leyenda de los Chicago Bulls no se mostró tanto en esa faceta como sí hace el alero angelino, que no se corta a la hora de soltar lo que piensa sea sobre quien sea. Otro punto más que añadir a una colección de desfachateces que a buen seguro no será el último.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here