Los estados de Nueva York, Connecticut y Vermont, así como la ciudad de Nueva York, iniciaron una demanda contra el gobierno de Donald Trump por una nueva norma que prohíbe otorgar la residencia permanente a inmigrantes que utilizan servicios de asistencia pública, como el programa gubernamental de asistencia médica para los pobres o discapacitados Medicaid.

La agencia AP informó que la secretaria de Justicia de Nueva York, Letitia James, que es demócrata, dijo que la norma “viola claramente” los valores estadounidenses y un siglo de jurisprudencia. Dijo que la nación ha acogido a generaciones de personas que llegaron con las manos vacías.

La norma, que se prevé entre en vigencia en octubre, ampliaría una gama de servicios que pueden descalificar a los inmigrantes que soliciten residir permanentemente en Estados Unidos -mediante la llamada “green card”, una tarjeta que demuestra el permiso otorgado a un extranjero para vivir y trabajar legalmente en el país- si se les considera una carga pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here