Cuando hablamos de infidelidad, en la mayoría de las ocasiones nuestra mente lo asocia con la infidelidad sexual. Pero en una pareja pueden darse muchos tipos de infidelidad más allá de la sexual.

La palabra infidelidad refleja un engaño dentro de la pareja, una ruptura de los pactos explícitos o implícitos de la relación. Por ende, hay muchos tipos de engaños posibles. A continuación hablaremos de los más comunes.

Infidelidad económica

Se trata de engañar respecto al factor económico. Podría ser aparentar que uno gana más de lo que en realidad gana, o justo lo contrario. También puede pasar que una parte saque dinero de la cuenta en común a escondidas y haga una cuenta paralela con ese dinero, o que no comente lo que realmente gana o gasta… Aunque no lo creamos, es una de las infidelidades más comunes.

Infidelidad vital

Este tipo de infidelidad está aumentando a raíz del uso de las aplicaciones para ligar. Consiste en que la persona engaña sobre su vida, dice que tiene un trabajo que no es real, una edad falsa o un pasado que no existe, entre otros embustes. Cuando se realiza esta infidelidad se está demostrando una baja autoestima, ya que se está intentando ser quién no se es y, en ocasiones puede haber un trastorno de personalidad detrás.

Infidelidad emocional

Este tipo de infidelidad va más allá de enamorarse de otra persona. Puede ocurrir que haya un ocultamiento del estado emocional laboral, por ejemplo. Es decir, que cuando hay un aspecto emocional importante para la persona y se oculta a la pareja, se está llevando a cabo este tipo de infidelidad.

Infidelidad sexual

Es la más conocida. Se produce cuando hay un engaño en el terreno sexual. El engaño puede ser físico o no. Es decir, puede haber, por ejemplo, una interacción con otra persona a través de un chat erótico y nunca se llega a un plano real y corporal.

Por supuesto que cada persona y cada pareja tiene unos códigos y unos acuerdos que delimitan qué se considera engaño y qué no en cada caso. Por tanto, la primera pregunta a hacerte es si crees que estos códigos están claros en tu relación. Si es así, perfecto.Y, si no, es el momento de dar el paso y hablar de estos temas con tu pareja.

*Con información de La Vanguardia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí