16.7 C
Guatemala City
jueves, agosto 18, 2022

Joven indígena caminó seis horas para que su padre recibiera la vacuna contra el Covid-19

La historia la difundió el médico Erik Jennings que trabaja en la Amazonía en la que explica que el joven caminó 12 horas.

Noticias relacionadas

“El momento más memorable de 2021″, escribió en su cuenta de Instagram el doctor Erik Jennings, un especialista en salud indígena que trabaja en la compleja Amazonía de Brasil. El texto acompañaba una imagen que resumía la historia de la lucha de una familia de una remota aldea para poder tener su vacuna contra el covid.

El médico define su labor como «una misión social, educativa y ambiental» y presentó, ante sus más de 13 mil seguidores en la red social, al joven Tawy Zoé. ¿Por qué le llamó la atención este muchacho indígena? Porque caminó durante 6 horas por los difíciles caminos de la selva más peligrosa con su padre, Wahu Zoé, en los hombros para que pudiera darse la vacuna contra el coronavirus.

«Para recibir la primera vacuna contra la COVID-19. Tawy cargó a su padre durante seis horas dentro de un bosque con colinas, arroyos y obstáculos hasta nuestra base», describió el especialista, quien trabaja en uno de los centros de vacunación de la peligrosa región.

Lo más curioso para el especialista fue ver que, una vez que recibió la dosis, el joven cargó nuevamente a su padre en su espalda y recorrió otras seis horas hasta regresar a su hogar.

“Una vez que se aplicó la vacuna, volvió a poner a su padre boca arriba y caminó durante otras seis horas hasta su aldea. Llega el año 2022 y no se ha registrado ningún caso de COVID-19 en la población de Zoé”, añadió el médico.

https://www.instagram.com/p/CYNaQJLOG8A/

Según la agencia de Noticias San Sebastiao, los pueblos indígenas de la etnia Zoé conviven con agentes de salud desde hace apenas tres décadas. Hasta entonces no habían tenido ningún tipo de contacto con la llamada civilización y hasta el día de hoy «mantienen sus formas de organización social y territorial».

A su vez, de acuerdo a lo explicado por Jennings en una entrevista con GQ, esta tribu vive en una zona de densos bosques entre los ríos Cuminapanema y Erepecuru, en el norte de Pará. Hablan tupi-guaraní y hace 4 años, los jóvenes y los jefes de aldea aprendieron a comunicarse en portugués.

El virus está destruyendo a las tribus indígenas

El neurólogo, es el coordinador de la residencia médica en el Hospital Regional do Baixo Amazonas. Erik es responsable de la salud de la gente de Zoé. En referencia al paso del coronavirus por la región, contó que si bien la tribu Zoé no tuvo casos, hubo otras etnias que fueron devastadas.

«Covid-19 tendrá un impacto muy serio en las poblaciones indígenas en varios aspectos. En cuanto a la cultura, la principal es la pérdida de las personas mayores que son la gran fuente de conocimiento de estos pueblos. La pérdida de estas personas ya está siendo irreparable para varios grupos étnicos».

«Está muriendo mucho más indígena por el simple hecho de ser indígena. Si esta tendencia continúa, nos enfrentaremos a un genocidio. Muchos de estos grupos son pequeños y tienen una vulnerabilidad muy alta a las enfermedades respiratorias. En este caso, no solo corremos el riesgo de genocidio además de etnocidio», describió el especialista conmovido por la difícil realidad que se sufre en la zona.

«Hoy, los pueblos indígenas viven uno de los momentos más delicados de su historia. Muchos están enfermos y agonizantes en sus territorios con precarias ayudas, mientras que en los alrededores crece la amenaza de invasión y saqueo de sus tierras», completó.

 

Últimas noticias