La australiana Jessica Fox confirmó los pronósticos y se convirtió en la primera campeona olímpica de la categoría C1 de piragüismo eslalon de Tokio 2020, modalidad que se estrenaba en unos Juegos. Fue su segunda medalla en los juegos, la primera ganada gracias al uso de un condón para reparar su kayak.

Jessica Fox, espoleada por el agridulce sabor del bronce en K1 cuando su pretensión era alcanzar un histórico doblete, fue la mejor en la semifinal con 110.59, y en la final, presionada por el magnífico crono que había hecho la británica Mallory Franklin, hizo una demostración de clase, habilidad, concentración y poderío para colgarse el oro con un descenso sin fallos y un crono de 105.04.

Cabe mencionar que en la prueba anterior Fox ganó el bronce por su ingenio y en Tik Tok presumió sus habilidades para remendar el kayak con un condón luego que este sufrió un desperfecto y le afectaba su desempeño. Ahora esa anécdota le ha dado la vuelta al mundo.

Franklin, que pasó de ‘tapada’ a la lucha por las medallas, acabó siendo plata a 3.64 de la palista ‘aussie’, nacida hace 27 años en Marsella (Francia), y el bronce fue para la alemana Andrea Herzog a 6.09.

Fue octava la española Nuria Vilarrubla, novena del ránking mundial, y que accedió a la final con el octavo crono de las semifinales (119.99), que no pudo rebajar en la bajada definitiva, en la que, tras tocar las puertas 12 y 21, penalizó con cuatro segundos para marcar 127.33.

La palista de La Seu d’Urgell, de 29 años, sabía que necesitaba mejorar notablemente. Hizo un buen primer tramo de descenso, rebajando los cronos de las dos primeras finalistas, pero a partir de ahí se atascó en el exigente circuito, perdió la línea adecuada varias veces y todas las opciones a estar cerca del podio.

Doble medallista mundial, Vilarrubla al menos pudo acabar en puestos de diploma olímpico con ese octavo puesto, que supone una buena participación en estos Juegos de Tokio, en los que el equipo de eslalon se está comportando de nuevo como un valor seguro.

Maialen Chourraut, campeona olímpica en Río 2016 y bronce en Londres 2012, cerró el círculo con una plata en K1 femenino, y Ander Elosegi, en C1 masculino, sumó su cuarto diploma con una octava plaza.

Artículo anterior¿Igualdad de derecho? Controversia por atleta transgénero en Tokyo 2020
Artículo siguienteKevin Cordón: «como deportista perdí, pero como persona gané mucho»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí