El equipo australiano de ciclismo ya no pudo continuar con la clasificación.

El Velódromo de Izu dio el susto más grande de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, luego de una tremenda caída del ciclista Alexander Porter de Australia en la clasificación de persecución por equipos masculinos.

Porter se mantenía enfilado con sus compañeros, corría en la cuarta posición cuando de pronto el manubrio de su bicicleta se quebró y fue impulsado hacia el frente.

El percance le dejó visibles heridas en el rostro, además de la frustración por no poder seguir en la clasificación.

La prueba fue dominada por los equipos de Dinamarca, Italia y Nueva Zelanda, que partirán como favoritos en la caza por las medallas.

La caída de Porter significó que sus coequiperos se detuvieran para ver si no sufrió alguna lesión seria, y poco les importó el tiempo que podrían registrar en la competencia.

La acción fue aplaudida por otros ciclistas y es una gran muestra del cariño que hay como equipo entre los australianos en el ciclismo olímpico.

Artículo anteriorEl Salvador logra el número de dosis necesario para inmunizar a su población meta
Artículo siguienteSalud reporta en 14 días casi 500 muertos más por el Covid-19

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí