Messi y Neymar

Este miércoles 15 de septiembre, ante Brujas, puede llegar el día que buena parte del mundo futbolístico lleva esperando desde la llegada de Lionel Messi al PSG: la coincidencia en la cancha del argentino con las otras dos grandes estrellas del club, Neymar y Kylian Mbappé.

Tras unas primeras semanas de aclimatación a su nuevo equipo, un puñado de minutos en su único partido hasta ahora con el PSG (Reims) y después de la fecha FIFA, todo hace indicar que coincidirán por primera vez en la cancha los tres astros del Paris Saint-Germain.

El estreno de la Champions League será la ocasión de que el equipo francés, que sigue buscando su primera corona europea, empiece a confirmar las expectativas que le colocan como el gran favorito al título europeo esta temporada.

Esto puede ser también un arma de doble filo, ya que también será el enemigo a batir por el resto de contendientes en la Champions y un equipo como el Brujas, un clásico del fútbol europeo pero sin el poderío de los gigantes del continente, tratará de justificar su presencia en la máxima competición de clubes con un buen resultado ante los franceses.

La gestión de esa presión adicional será el gran reto de Mauricio Pochettino, el técnico argentino que tras llegar al banquillo galo como solución de urgencia a mitad de la temporada pasada, sustituyendo a Thomas Tuchel, ya no tiene margen de error tras perder el campeonato contra el Lille y caer en semifinales contra el Manchester City, con el que volverá a encontrarse en el grupo A que completa el RB Leipzig.

A falta que Messi y Neymar tomen ritmo de crucero, el protagonista del inicio de temporada ha sido Mbappé, no sólo porque hasta el último día del mercado se especuló con su pase al Real Madrid, sino porque gracias a sus 4 goles y dos asistencias, el PSG ha sumado los 15 puntos posibles y ya es líder en solitario de la Ligue 1.

Salvo Sergio Ramos, que no acaba de recuperarse de sus problemas físicos que arrastra desde la temporada pasada en el Real Madrid, Pochettino podría poner de inicio a su once de gala para la puesta de largo europea, con el marroquí Achraf Hakimi, otra de las novedades este año, por el carril derecho y Marquinhos-Kimpembe en el eje central de la defensa.

Las principales dudas están en la medular, donde Pochettino tiene mucho y bueno donde elegir (Wijnaldum, Paredes, Gueye, Pereira, Herrera, Draxler…), salvo Verratti, lesionado y Di María, lesionado, y en el arco, donde el costarricense Keylor Navas comenzó como titular, pero el italiano Gianluigi Donnarumma, otro de los fichajes del verano, jugó el pasado fin de semana contra el Clermont.

Artículo anteriorINGUAT lanza ruta turística nacional para conmemorar el Bicentenario
Artículo siguienteMiguel Ovalle, Anam: «Flores hizo su mejor esfuerzo y tuvo algunas limitaciones»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí