Santiago Bernabéu
El Santiago Bernabéu podría estar listo para el regreso de temporada

El Santiago Bernabéu estará listo para el primer partido en el que tiene previsto abrir sus puertas después de la pandemia, el 12 de septiembre ante el Celta, tras 18 meses cerrado por culpa del covid y las obras del nuevo estadio, que se han acelerado considerablemente aprovechando la falta de uso.

El gran reto del club es tener prácticamente terminado el sistema retráctil para colocar el nuevo césped y los trabajos se centran, por tanto, en esa parte del campo para tener listo el terreno de juego.

Dejar casi cerrada una de las joyas del proyecto, un sistema que permitirá quitar y poner el césped para acoger otro tipo de eventos, implica dos cosas. La primera, dejar ya la cueva lista en el lateral oeste donde se alojará la hierba mediante un sistema de planchas y segundo, dejar puestas estas mismas bandejas sobre las que asiente el césped y eso es lo más complicado por el tiempo que queda por delante.

De esta forma, el Madrid jugará sus partidos sobre la nueva superficie, aunque para el año que viene quedará poner en marcha todo el mecanismo que moverá las planchas y el nuevo tratamiento del césped en la cueva. De hecho, para esta temporada el terreno de juego no se esconderá aún.

Los detalles del proyecto

Dicho medio informa de los elementos que componen este gran proyecto que permitirá amortizar el estadio los 365 días del año. Seis planchas de 107 x 11,67 metros, (1.500 toneladas pesa cada plancha), 35 metros de profundidad tendrá la cueva que ahora se está tapando una vez ya lista, y 75.000 m3 de tierras que se han tenido que mover.

Ya se han instalado los raíles por los que se moverán las planchas y el sistema de desagüe para el césped retráctil, con un sistema que hará que la hierba no crezca de forma natural más que en la cueva.
De hecho, en el Bernabéu se trabaja ya a toda velocidad con tres turnos que cubren casi las 24 horas del día para llegar a tiempo. Y es que hay también que acondicionar las gradas bajas, algunas destruidas por las obras, izar las cerchas número 3 y 4 del futuro techo retráctil para despejar la explanada del Bernabéu con la Castellana y terminar de desmontar las dos viejas torres B y C que daban acceso al estadio antes de la reforma.
Artículo anterior¡Qué extremo! Atletas de BMX son hospitalizados luego de competir
Artículo siguienteBukele descarta prohibir la locomoción por variante delta en El Salvador

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí