En el marco de la fecha 5 de la UEFA Champions League, el Manchester City venció (2-1) al Paris Saint-Germain (PSG) en el Etihad Stadium en un duelo cambiante y vibrante que le permitió al equipo de Pep Guardiola asegurarse el liderazgo del Grupo A.

Por su parte, los de Mauricio Pochettino quedaron en segunda colocación y pese a la derrota se clasificaron a octavos.

Los instantes iniciales del duelo fueron parejos. Ambos conjuntos buscaron adueñarse del balón y cuando no lo tenían apostaron por la presión alta.

Si bien las mejores acciones fueron para el local, el tridente ofensivo del cuadro francés estaba también al acecho de poder contar con alguna oportunidad de cara a Ederson, cuya primera intervención importante fue a los 26 minutos, tras una acción individual de Nuno por el lateral izquierdo que cerró con un disparo débil.

Por su parte, el City tuvo las suyas a los cinco minutos, cuando Kimpembe le sacó en la línea un cabezazo a Rodri y a los 17, cuando Riyad Mahrez logró hacerse un hueco por la derecha y con su zurda desenfundó un disparo al segundo palo que tenía destino de gol, pero encontró la frente de Hakimi, quien envió el tiro al córner.

Sin embargo, el trámite del juego se rompió a los 25 minutos.

Cuando Neymar, Messi y Mbappé dejaron de presionar de manera conjunta en la salida del conjunto de Manchester, tal vez por cansancio, y eso le permitió al equipo de Guardiola salir rápido desde atrás y llegar con espacios a mitad de cancha, en donde se plantaron los centrales.

Desde allí, el elenco celeste armó las mejores jugadas, con mediocampistas movedizos e impredecibles para sus marcadores y con Sterling y Mahrez como armas del desequilibrio lateral, fundamental en cada acción.

Fue así que a los 31 minutos, Joao Cancelo lanzó un centro por izquierda que Nuno, en su intento por despejar, dejó la pelota viva en el área y servida para la entrada en velocidad de İlkay Gündogan.

El alemán, abrió su pie derecho y colocó su remate contra un palo, con tanta mala fortuna para él que éste dio en el caño.

Enseguida, fue Keylor Navas el que tuvo que aparecer para tapar un tiro bajo a colocar de Mahrez, que tenía destino de gol.

Para esa altura el encuentro ya era un monólogo del Manchester City que dominaba el balón y las ocasiones.

Por su parte, el PSG, que padeció los últimos 20 minutos, tuvo la más clara en una recuperación alta que Neymar trasladó hasta dejar a Mbappé en el área, pero el francés lanzó su disparo por arriba del travesaño.

En el complemento, cuando los equipos aún se acomodaban, el cuadro parisino pudo hilvanar una gran jugada colectiva con Neymar y Messi por la izquierda, que le permitió al argentino entrar con espacios al área por la izquierda y lanzar un pase bajo que se desvió en el camino, cruzó toda el área y le cayó a Mbappé.

El francés, que estaba solo en la derecha, recibió, se acomodó y definió entre las piernas de Ederson para el 1 a 0.

Cuando parecía que el Manchester City se ahogaba en su juego y Guardiola mandó a la cancha a Gabriel Jesus por Zinchenko, para sumar peso aéreo, llegó el empate.

Fue una gran jugada colectiva del local que quebró el ritmo cuando Rodri, parado como puntero izquierdo cruzó la pelota para el pique al espacio de Kyle Walker.

El lateral, saltó para de primera bajar esa pelota al centro del área, Jesus no pudo conectarla y en el segundo palo apareció Sterling para empujarla. De esa manera, a los 63 minutos, el encuentro estaba 1 a 1.

Pochettino mandó entonces a la cancha a Danilo Pereira y a Ángel Di María, por Herrera y Gueye, para darle algo de frescura a su equipo que se había quedado, después del gran arranque inicial.

Cuando restaban 15 para el final, llegó el segundo del City con la misma fórmula.

Nuevamente un centro pasado al segundo palo, pero esta vez de derecha a izquierda, encontró a Bernardo Silva libre y éste, al igual que hizo Walker antes, la bajó para Gabriel Jesus.

El brasileño, que antes le había pifiado al esférico, esta vez no perdonó y de derecha sentenció el 2-1.

Con este triunfo, el Manchester City quedó como puntero de su zona y el PSG en el segundo lugar, ambos ya clasificados a los octavos de final porque el RB Leipzig goleó 5-0 al Brujas en Alemania. La última jornada se disputará el 7 de diciembre.

Artículo anteriorReal Madrid goleó al Sheriff y avanzó a octavos de Champions League
Artículo siguienteBenedicto Aldana regresa a la Liga Nacional y reforzará a Sololá

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí