El delantero portugués marcó dos goles en el triunfo de la Juventus ante Udinese y superó a Pelé en la tabla de máximos artilleros de la historia.

No fue un domingo cualquiera para Cristiano Ronaldo, quien arrancó el año marcando dos goles con la camiseta de la Juventus, club con el que busca conquistar no sólo la Serie A como lo hizo en la temporada pasada, sino además la Champions League, y superó una marca histórica del brasileño Pelé. Semejante inicio mereció una celebración especial, por lo que a su corrida giro en el aire y tradicional grito, le sumó un gesto más.

El artillero luso levantó sus brazos e hizo un gesto al aire que hasta el día de hoy no se había comprendido, pero una publicación en Instagram de su pareja, Georgina Rodríguez, permitió resolver el misterio: “Nuestro primer gol del año 😍 Tan guapo mi amor”. Tras marcar su tanto, CR7 formó la letra G con sus dedos por el nombre de su amada.

https://www.instagram.com/p/CJmYNDUnKWr/

El futbolista y la modelo ya llevan casi cinco años juntos, después de que saliera a la luz su relación en junio del 2016. Desde aquel momento, la pareja comenzó a afianzarse cada vez más hasta que finalmente, fruto de ese amor, nació su hija Aldana en 2017.

Rodríguez proviene de una familia trabajadora. De adolescente, juntó dinero como niñera en Inglaterra, hasta que comenzó a realizar castings e incursionó en el mundo del modelaje. Actualmente sigue desempeñándose como modelo de diversas marcas, entre las que se destaca una conocida empresa de lencería. Ella y el futbolista se conocieron en junio de 2016, cuando la joven trabajaba en una de tienda Gucci en el centro de Madrid a la que el jugadoracudió para un evento. A las pocas semanas, hicieron un viaje de incógnito al Disney de París junto a unos amigos y desde allí que su relación creció cada vez más.

El año pasado, la modelo nacida en argentina concedió una entrevista a Paris Match en la que develó cómo conoció a CR7. “Fue amor a primera vista. Nos vimos por primera vez en una calle de Madrid cuando volvía a casa, y no tuvimos el valor de hablar entre nosotros. Poco tiempo después vino de compras a la boutique de lujo donde yo trabajaba como vendedora “, comenzó su relato. “El destino nos reencontró en una fiesta. Ahí es donde hablamos por primera vez. Fue un momento muy especial, a pesar del mundo que nos rodea, nos sentimos solos”, añadió la mujer de 26 años.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí