El equipo de Ronald Koeman cayó en casa por 1-2 y se complicó en la tabla de posiciones.

En duelo pendiente de la liga española, Barcelona, con Lionel Messi a la cabeza, se puso al día en el Camp Nou frente al Granada de Luis Javier Suárez. Una victoria del cuadro local lo dejaba líder del campeonato, de ahí la importancia del duelo.

Como era de esperarse, los dueños de casa buscaron la victoria desde el primer minuto. Posesión, presión alta y amplitud por las bandas fueron sus primeros argumentos para anular por completo al rival.

Con el pasar de los minutos, la intensidad bajó en gran medida. Los dirigidos por Diego Martínez juntaron sus líneas y lograron evitar el juego interior de Barcelona. La tarea duró hasta el 23′.

Después de un error en salida de Suárez, Sergio Busquets combinó con Antoine Griezmann y del francés salió un gran pase filtrado a Lionel Messi que no perdonó. Zurdazo cruzado que se coló contra el palo izquierdo de Aarón Escandell.

Lo anterior fue un baldado de agua fría para los andaluces. En adelante no agarraron el balón y se dedicaron a defender, buscando así no recibir una goleada apoteósica.

Sobre el minuto 35, Messi por poco se va de doblete. Busquets mandó un pase profundo sensacional, el argentino controló brillantemente, avanzó con total libertad y quiso definir al palo lejano del arquero, pero este alcanzó a mandarla al tiro de esquina. Opción clarísima.

La segunda mitad inició con una clara del equipo local. Moriba avanzó por izquierda, mandó un pase atrás para Griezmann que controló dentro del área y soltó un remate ligeramente desviado con su pierna menos hábil.

Cuando parecía que Barcelona seguía derecho, Granada dio el golpe. Pasada la hora de partido (63′), Darwin Machís aprovechó un mal cierre de Gerard Piqué, dejó en el camino a Sergi Roberto y definió de zurda ante Marc-André ter Stegen. Sorpresa total en el Camp Nou.

Por si lo anterior no fuese suficiente, tres minutos después el árbitro central decidió expulsar al entrenador Ronald Koeman… Todo cuesta arriba para el local.

La visita no se detuvo ahí. Al minuto 79, El recién ingresado Adrián Marín desbordó por izquierda y mandó un centro preciso que Jorge Molina capitalizó de cabeza. Dos llegadas, dos goles. Efectividad pura.

Con el resultado a su favor, Diego Martínez continuó moviendo el banco para salvaguardar su hazaña. En dicho sentido, al 85′ salió el colombiano Suárez y en su lugar ingresó Fede Vico.

Finalmente los blaugranas no pudieron levantar cabeza y sellaron una preocupante derrota por 1-2 frente a un Granada sumamente práctico. Resultado que se celebra en todo Madrid, teniendo en cuenta que el Atlético sigue siendo líder y el Real mantiene la segunda casilla.

*Con información de FutbolRed

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí