La República Democrática del Congo, el equipo del Mundial que más simpatías ha despertado por la presencia de Gauhier Mvumbi, perdió con Bahrein y quedó condenado a la pelea por la President´s Cup, el torneo de consolación que desde hace algunas ediciones intenta premiar a los primeros eliminados por el título.

Para el singular pivote del Dreux francés, de la cuarta división del país galo, la despedida fue agridulce. Se fue con el título de hombre del partido en el encuentro ante los árabes y con un expediente casi inmaculado en su actuación. Ha marcado 13 goles de 14 intentos. Además de su poderoso físico, 110 kilos y 1,92 de estatura, ha demostrado ser un jugador para estar en alguna categoría superior a la que milita.

Seguramente, su mayor premio haya sido que sus prestaciones han llamado la atención de uno de sus ídolos: Shaquille O’Neal, que le mandó un mensaje por redes en lo que ha sido hasta el momento la gran historia viral del Mundial de Egipto de balonmano.

Con información de Marca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí