El Real Madrid más sólido de la temporada se ganó a pulso su pase a cuartos de final.

El dominio de partido de Modric, el mando de Sergio Ramos y la explosión de VInícius con espacios capitanearon una notable actuación global donde nadie desentonó, desactivando un inicio temible de la Atalanta.

Los italianos pagaron su osadía ante un equipo que rescató su versión europea. La más clásica. ¿Será suficiente ante rivales de mayor potencial? El equipo de Zidane se ha ganado crédito para lo que haya de venir.

La victoria incontestable no tuvo un buen comienzo. El primer cuarto de hora retrató los terrores favoritos del Madrid desde Kiev.

Un rival atrevido, con marcajes individuales a todo campo, capaz de proyectar a sus centrales como extremos, asfixió a los blancos en la salida, obligando a pelotazos de Courtois muy fáciles de defender.

A los tres minutos llegó el primer susto, una caída de Muriel a banda izquierda que el ariete convirtió en un centro espléndido a Gosens.

Suerte que el alemán no conectó bien el remate, a las manos de Courtois.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí