El conjunto del Cholo Simeone se impuso por 2 a 1 en el Wanda Metropolitano gracias a los goles de Yannick Carrasco y Ángel Correa. Igor Zubeldia descontó para el elenco vasco.

Luego del tropiezo del Barcelona frente al Levante, el Atlético Madrid recibió en el Wanda Metropolitano a la Real Sociedad. La ilusión de los tres puntos se presentaban como una necesidad inmejorable para el Colchonero, ya que el resultado de los catalanes les permitiría dar otro paso hacia la gloria.

Sin embargo, el conjunto vasco no representaba ninguna facilidad para los del Cholo Simeone. Con Mikel Oyarzabal en la creación del ataque de Guipúzcoa, los de Imanol Alguacil arribaron a la capital ibérica con la misión de sellar su clasificación hacia la próxima edición de la Europa League.

Durante los primeros movimientos el Aleti mostró sus armas a través de Luis Suárez. El Pistolero interpretó una tijera que se fue por encima del travesaño y probó con un tiro libre que terminó a centímetros del palo izquierdo de Alejandro Remiro. Además, una escapada de Marcos Llorente que concluyó en los guantes del arquero completó la embestida inicial del elenco local. El Atlético Madrid tenía agresión y apetito de red.

atlético Madrid

El gol llegó a los 15 minutos. Tras una gran acción colectiva, en la que Ángel Correa se asoció con Llorente y Yannick Carrasco, el belga dominó con la cara externa de su botín y resolvió entre las piernas de Remiro. Un tanto que llevó tranquilidad y euforia para alimentar el sueño de conquistar La Liga.

Antes de llegar a la media hora el Atlético Madrid extendió la ventaja. La capacidad física del uruguayo fue determinante para poder sacarse de encima a las marcas y abastecer al ex San Lorenzo, que con un remate cruzado celebró el 2 a 0. El Colchonero sonreía por la artillería pesada de sus mejores hombres.

Además, cuando la Real Sociedad intentó reaccionar a través de un violento disparo de Alexander Isak, se encontró con la solvencia de Jan Oblak. El mejor arquero de La Liga demostraba por qué el conjunto capitalino era la valla menos vencida de la competición.

En el complemento el conjunto vasco reaccionó y llevó al Atlético Madrid contra las cuerdas. Un remate de Portu en el palo fue la amenaza de lo que concretaría Igor Zubeldia frente a Oblak. El 2 a 1 cargó de suspenso al espectáculo español y la tensión se apoderó de los intérpretes colchoneros.

Con mucho sufrimiento y sacrificio, el equipo de Simeone se quedó con un triunfo para dar otro paso hacia la gloria. Al combinado del Cholo le quedan dos escalones antes de volver a escribir sus páginas doradas en la historia. Osasuna y Valladolid serán sus próximos objetivos. En Madrid lleven colchones, que sueños sobran.

*Con información de Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí