El conjunto de Ronald Koeman, que protagonizó el peor arranque liguero en 33 años, se impuso 1 a 0 en el Camp Nou.

El Barcelona, tras la última derrota liguera en Cádiz y después de dejarse la primera plaza del grupo de la Liga de Campeones contra la Juventus, consiguió este domingo un triunfo importante en lo anímico ante el Levante por 1 a 0 gracias al gol de Lionel Messi. El equipo de Ronald Koeman sigue demostrando varias falencias en todos los planos, pero al menos, esta vez, pudo sumar de a tres.

En los primeros minutos el local se adueñó de la pelota, pero le costó encontrar espacios. Tanto es así que pese a la exagerada tenencia con respecto a su rival, las más claras fueron generadas por el cuadro visitante.

Ter Stegen le ganó un mano a mano a Jorge de Frutos y antes de los 20 Dani Gómez quedó en posición de remate a la espalda de Lenglet, pero su disparo en el área chica se fue por arriba del travesaño.

Los de Ronald Koeman tuvieron la suya cuando cerca de los 15 minutos Martin Braithwaite se generó el espacio y por izquierda logró desenfundar un derechazo al segundo palo que rechazó el arquero. Más tarde, fue nuevamente Aitor Fernández quien le ahogó el grito al cuadro azulgrana, esta vez ante un cabezazo de Griezmann tras un tiro libre.

Los espacios fueron apareciendo con el correr de los minutos y el cuadro catalán mejoró su nivel, sobre todo gracias a Coutinho y a Braithwaite, y a los 37 minutos Jordi Alba sorprendió con un zapatazo de volea tras un rebote que el arquero sacó al tiro de esquina. Si había dudas de que Fernández era la figura, éstas fueron despejadas en la siguiente acción cuando Griezmann disparó en el área, también de volea, y nuevamente se encontró con las manos del número 13.

En el complemento, el Levante se olvidó de atacar definitivamente y se dedicó a defender cerca de su arco. Messi se mostró más activo, tras una primera mitad en la que sus contactos con el balón fueron más en pelotas paradas que en situaciones de juego. Fue él justamente quien antes de los 10 minutos combinó con Griezmann y probó de media distancia, pero su tiro no tomó la curva esperada.

El argentino tuvo otro puñado de ocasiones pero nunca pudo definir cómodo, ya que la férrea defensa visitante le impidió esa ventaja. Mientras, el equipo de Koeman, que mandó a la cancha a Pedri en lugar de Busquets, se fue ahogando en sus propios intentos y comenzó a frustrarse por lo que parecía ser una nueva decepción.

Pero cuando restaban 15 para el final una recuperación alta del cuadro azulgrana le permitió a De Jong avanzar varios metros con la pelota dominada y soltar en el momento justo para Messi, quien estaba parado como delantero por izquierda, se metió en el área y esta vez sí, no perdonó, y con un zurdazo cruzado gritó el 1 a 0.

Tras el tanto, el Barcelona pudo haber marcado algún gol más, sin embargo estuvo impreciso en la definición. Sobre el final, el Levante casi se lleva un empate porque logró acorralar al cuadro culé en su área y hasta el arquero Fernández se animó a ir a cabecear un tiro de esquina.

Con este resultado el Barcelona se ubica octavo en la tabla de posiciones a 9 puntos de los líderes Atlético de Madrid, ante el que ya perdió, y Real Sociedad, al que recibirá el miércoles. Por su parte, el Levante sigue en zona de descenso con apenas 11 unidades en 12 fechas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí