Rosauro Esteban Chonay de 66 años de edad, originario de San Francisco Zapotitlán, Suchitepéquez , aprendió a tocar y reparar marimbas desde una temprana edad.

Chonay estuvo un año sin tocar ni arreglar otro instrumento que no fuera el suyo, hasta que recibió una llamada inesperada en marzo.

La llamada venía del consulado de Guatemala en Los Ángeles, en donde necesitaban ayuda para la restauración de la marimba “Mi Guatemala” para un evento.

Rosauro Chonay era uno de los tres hombres que podían «darle vida nuevamente» a la marimba del consulado guatemalteco, la cual se encontraba en un estado maltratado y descuidado.

“Cuando ví la marimba en ese estado me prometí a mi mismo en ese preciso momento que tenía que hacer que esa marimba volviera a vivir, que volviera a resurgir la música de ella», expresa Chonay.

Para Esteban, esta fue una oportunidad de rescatar al instrumento que unió a su familia en Guatemala y que lo trajo a Estados Unidos.

«Los cajones estaban sostenidos con un lazo y otros remendados con cinta adhesiva. Me puse muy triste al verla tan destruida», comenta Chonay.

La reparación debía ser rápida, porque la idea era que el instrumento estuviera listo para la celebración del Día de la Madre el 10 de mayo. Durante varias semanas él y su esposa, originaria de Chiquimula, trabajaron por largas jornadas en el consulado reparando el instrumento.

Cuando terminaron de reparar la marimba, Esteban interpretó canciones que le recuerdan a Guatemala, como “Luna de Xelajú” o “Chichicastenango”.

El 10 de mayo, detrás de la marimba se alistaron seis hombres, entre ellos Chaury para deleitar a los asistentes a la celebración de las madres.

“Fue muy alegre tocar esa marimba, que después de estar descuidada y destruida, volvió a sonar alto y fuerte para los guatemaltecos. Siempre me da mucha emoción ver la sonrisa y nostalgia en el rostro de los demás cuando escuchan las teclas de nuestro amado instrumento”, comenta Rosauro.

Rosauro Esteban Chonay

El hombre de 66 años aprendió a tocar marimba desde su niñez.

Su padre, quien también fue músico, cuando regresaba de hacer trabajos de carpintería lo primero que hacía era poner música de marimba, luego le enseñaba a él y a sus otros tres hermanos.

Los tíos de Esteban fueron los dueños de la marimba Maderas del Sur. Con ellos fue los primeros con quienes tocó en diferentes lugares de Guatemala, obtuvo la oportunidad de ser parte de la famosa marimba Ecos del Pacífico.

Cuando formó parte de Ecos del Pacífico surgió la oportunidad de ir a tocar a Los Ángeles. Así comenzó su recorrido por Estados Unidos tocando el instrumento nacional de Guatemala.

Luego de estar tocando por varios años ese instrumento se convirtió en director de otros grupos musicales.

Por un tiempo decidió alejarse de la música por 20 años, debido a razones económicas, ya que tocar la marimba no resultaba rentable. Por ello, decidió dedicarse a su negocio familiar.

En el 2006 se dio cuenta que ya no había muchos grupos de marimba por la zona. Entonces armó su instrumento y decidió que volvería a tocar.

De esta forma fue como creó Marimba Perla Tuneca, su actual agrupación. Está conformada por sus amigos de la infancia y su hermano, Esteban.

«Acá no hay muchos músicos marimbistas, entonces nos ayudamos entre todos. Puedo decir que nos estamos quedando sin músicos. Había dos señores que hacían lo mismo que yo: arreglar y tocar marimba, pero el Covid-19 se los llevó, ahora me quedé solo yo», menciona tristemente Chonay.

Marimba

El origen de este instrumento melódico de percusión es objeto de debate. Algunos especialistas sostienen que la marimba fue una introducción africana que llegó después de los españoles. Otros creen que el uso maya de la marimba es anterior a la conquista.

En la cultura Maya, la marimba se considera un “instrumento sagrado”. Se utiliza en prácticas religiosas, actuaciones y durante los rituales.

En 1978, la marimba fue nombrada instrumento nacional de Guatemala.

En la actualidad, existen dos tipos de marimba que se utilizan en Guatemala son la marimba simple con una fila de teclas diatónicas como las blancas del piano y la marimba doble que tiene dos filas diatónicas y cromáticas (las teclas negras).

A finales del siglo XX se amplió la capacidad del instrumento y permitió a los marimbistas tocar más música popular y ganar reconocimiento internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí