mural totonicapan

Alexander Ambrocio, pintor originario de Momostenango, Totonicapán, ha plasmado en un mural su amor por la tierra que lo vio nacer y ha sido testigo de sus logros. Esta obra es ahora parte del edificio de la gobernación departamental.

En entrevista para la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), el artista habló sobre el significado de cada uno de los elementos que componen la pintura.

Resaltamos la indumentaria de los hombres y mujeres del departamento, la siembra del maíz, la danza, los juegos tradicionales, la poesía y la autoridad. Así empiezan a tomar forma las paredes del edificio de gobernación departamental, expresó.

Pero, ¿cómo representar la poesía por medio de la pintura? Para Ambrocio, la respuesta es sencilla. Su natal Momostenango también fue la cuna del reconocido poeta Humberto Ak´abal, cuyo rostro aparece en la obra.

El autor recordó que Ak´abal dio a conocer la cultura de este pueblo mediante sus poemas, llevando su idioma, el quiché, a todo el mundo. Junto a la imagen de este aparece una mujer abriendo el libro del conocimiento, de versos cantados.

Humberto ha partido de este mundo, ahora disfruta de la nueva vida y queda inmortalizado en estas paredes. En otro de los espacios también se aprecia a una mujer originaria de Totonicapán sosteniendo en la mano derecha una vara. Esta representa la autoridad y rectitud de los cantones y aldeas, dijo el entrevistado.

Agregó que esa escena es un reconocimiento a las lideresas que luchan por los derechos de la mujer, la paz y la justicia.

El futuro

Otra escena que resalta en el mural es una en la que se aprecia a varios niños jugando. De acuerdo con Ambrosio, ellos son el futuro de nuestro país y merecen tener una buena vida, disfrutar de los juegos y la alegría.

«El mensaje que queremos trasladar es que debemos aumentar los esfuerzos para proteger a este sector de la sociedad», manifestó.

En la última parte de la pintura se representa la danza del venado y monos, acompañado del Tzitzimito Ajis o guardián del pueblo, en una composición bidimensional. Además, en honor a la Madre Naturaleza, aparece el sagrado maíz, que es el alimento de todos los días.

La obra también está compuesta por una mujer con la indumentaria de Santa María Chiquimula que entrega una ofrenda a la naturaleza por el trabajo y el alimento que brinda al pueblo día a día.

Otra imagen plasmada por el artista es la de un hombre con una carga en la espalda. Según explicó,  con ella se representa la lucha por llevar el pan a la mesa y se hace un homenaje a los migrantes, quienes marchan, en busca de mejores oportunidades, llevándose el  recuerdo del lugar que los vio nacer.

La composición también muestra a dos niñas: una con una marimba en la mano y otra con el traje ceremonial de San Cristóbal. La primera representa a Totonicapán, como tierra de músicos, mientras que la segunda, que porta una vela en la mano derecha, simboliza el agradecimiento a la Madre Tierra.

En reconocimiento a los pobladores de San Francisco El Alto, en el mural aparece una señora vendiendo sus ovejas, algo típico de ese municipio. Asimismo, hay un hombre con un bastón en la cintura, él anunciaría el nuevo amanecer y las nuevas oportunidades.

Felicita el talento

El gobernador Jorge Mario Cabrera aplaudió la obra de Ambrocio e indicó que  la pintura es una de las expresiones que más trascienden en el tiempo. También hizo ver que en honor a ello y de la cultura local, se decidió que el mural se hiciera en la fachada de la gobernación.

«Este es un lugar en el cual convergen diversas ideas y ahora representa la cultura, tradición y personajes importantes para los totonicapenses», aseguró.

Asimismo, dijo estar complacido por el resultado de la obra del momosteco, a quien felicitó por su talento.

Artículo anteriorGiammattei viajará a Nueva York para participar en la 76 Asamblea General de la ONU
Artículo siguiente49 guatemaltecos fueron interceptados en Laredo, EE. UU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí