FundéuRAE la seleccionó entre doce candidatas. Con la pandemia, sumó una acepción que se corresponde con una de las consecuencias de la crisis sanitaria.

Había doce términos en carrera, nueve pertenecían al vocabulario médico- sanitario. La pandemia nos atravesó la vida y la lengua, era evidente que la palabra del año iba a cristalizar esta realidad. Desde 2013, FundéuRAE selecciona un término entre las consultas recibidas durante el año.

Ese vocablo no representa el interés de catedráticos, sino la curiosidad de los hablantes que, con su creatividad, reflejan en la lengua los que les pasa en la vida. La primera elegida tuvo sello argentino.

“Escrache” fue la palabra del año en aquella primera entrega. La definieron como “manifestación convocada frente a los domicilios de políticos y otros personajes públicos”.

Cuando se le consultó el motivo de la decisión, el director general de la Fundéu Joaquín Muller explicó: “Buscábamos una palabra que tuviera cierto interés desde el punto de vista lingüístico, bien por su origen o por cómo está formada, y que haya estado en el primer plano de la actualidad en los últimos meses”.

Esta razón esgrimida en ese momento es pertinente en el contexto pandémico 2020. “Confinamiento” cumple las dos condiciones: 1- tiene un interés lingüístico en tanto se ha agregado una acepción que se ajusta a lo ocurrido este año con la emergencia sanitaria, 2- ha estado en el centro de la conversación pública durante los últimos diez meses.

Un nuevo significado

“La crisis sanitaria derivada de la pandemia de la covid-19 es la protagonista del año y las medidas implementadas para frenarla han cambiado radicalmente nuestra forma de vivir y de hablar”, argumentan desde la institución cuando se les pregunta el porqué de la elección. Hasta hace poco, el diccionario apuntaba dos acepciones para el término: 1- acción o efecto de confinar o confinarse; 2- Der. Pena por la que se obliga al condenado a vivir temporalmente, en libertad, en un lugar diferente al de su domicilio. Esta segunda definición influyó en nuestro estado de ánimo en estos meses. El confinamiento produjo una sensación de cautiverio, de castigo y un fuerte rechazo. Sin embargo, las razones por las que se optó por este recurso no fueron de carácter punitivo sino preventivo. Así nació la definición que determinó que “confinamiento” fuera la palabra más popular. “Aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad. “El Gobierno decretó un confinamiento de un mes”.

El diario El País de España se comunicó con Soledad Puértolas, vocal de FundéuRAE. La académica de la RAE detalló algunas curiosidades sobre la elección. Explicó que fue producto de un largo debate y que la intención fue “representar lo más humano” de la situación social y política surgida como consecuencia del virus. “Es muy flexible y deja la definición a cada uno. Cada quien vivió el confinamiento de manera diferente”. Otra de las razones para la decisión tiene un carácter más lingüístico: se busca evitar el uso del anglicismo “lockdown” que está muy difundido en los medios españoles.

El coronavirus nos cambió la vida para siempre y por eso domina la escena. Sin embargo, el vocabulario científico -al que tantas veces nos hemos referido aquí- le dejó el lugar a una palabra conocida que adaptó su significado a los avatares de esta nueva era.

*Con información de TN.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí