Los hurtos se produjeron entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

El misterio era enorme, casi tan grande como el Palacio de Buckingham. Allí, en las entrañas de una de las residencia de la Reina Isabel II y en uno de los lugares con más seguridad del mundo entero, varios objetos habían desaparecido sin dejar rastro.

Eran, según las autoridades, cerca de 80 ítems: había fotografías firmadas por el príncipe Harry y Meghan Markle, por el príncipe William y Kate Middleton, una medalla que pertenecía al Maestro de la Casa (el jefe operativo de la casa real) y hasta un álbum con imágenes de un banquete perteneciente a una visita de Donald Trump, el todavía presidente de Estados Unidos.

Y más: la señales de alerta se habían encendido en el Palacio, ya que se comprobó que los artículos robados habían sido sustraídos de varios sectores al que pocas personas estaban autorizadas a entrar, como los casilleros del personal, el almacén del duque de York, la tienda de regalos del palacio y la tienda Queen’s Gallery.

Quién fue el responsable de los robos

Ahora bien: tras meses de investigación, se llegó al responsable. Se trata de Adamo Canto, un británico de 37 años quien se acaba de declarar culpable de robar una «cantidad significativa» de artículos de Palacio de Buckingham entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

Fue el mismo Canto quien lo admitió ante el Tribunal de Magistrados de Westminster, según reportó la BBC de Inglaterra. Según él mismo detalló, tras robar los artículos decidió poner 37 de ellos a la venta en eBay, la popular plataforma de comercio electrónico y subastas, aunque con un precio «muy por debajo» del valor real.

¿Cuánta fue la cantidad de dinero que recaudó por todos los ítems? Las autoridades estiman que fueron alrededor de 100.000 libras esterlinas, cerca de 11 millones de pesos argentinos.

Cómo hizo Adamo Canto para robar los artículos del Palacio de Buckingham
La pregunta, no obstante, fue otra para las autoridades: ¿Cómo hizo Canto para poder robar dentro del Palacio de Buckingham sin que nadie se diera cuenta?

Medios ingleses contaron que este británico, originario de North Yorkshire, había trabajado como asistente de catering en la residencia de la Reina Isabel II. Pero con la pandemia del coronavirus sus funciones se ampliaron: además del servicio de comida tuvo que realizar tareas de limpieza, por lo que obtuvo acceso a oficinas y otras áreas del palacio.

Las autoridades no precisaron si la Reina estaba en el lugar en el momento de los robos, ya que posee otras propiedades en tierras británicas. Según detalló Insider, ella pasó Navidad en Sandringham Estate en Norfolk, y luego se quedó en el Castillo de Windsor durante el primer cierre nacional del Reino Unido a principios de este año.

Por lo pronto, el juez de distrito Alexander Jacobs liberó a Canto bajo fianza condicional y le advirtió que enfrentaba una posible sentencia de cárcel.

El Palacio de Buckingham y otro intruso

Esta no fue la primera vez que la seguridad del Palacio de Buckingham se ve comprometida. En 1982, Michael Fagan logró ingresar con éxito en dos ocasiones, tras cruzar las puertas del Palacio y trepar por una tubería de desagüe.

En la primera de ellas solo deambuló por el lugar, pero en la segunda logró ingresar en el dormitorio de la Reina, un incidente que fue retratado en la cuarta temporada del drama histórico «The Crown».

*Con información del Clarín.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí