Ecuador cumple nueve días de paralización en medio de la radicalización de las protestas por parte de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), que rechaza la violencia con la que las manifestaciones han sido reprimidas.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, también ha dico que rechaza absolutamente la violencia suscitada en el territorio y volvió a culpar al presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, y al expresidente ecuatoriano Rafael Correa, de la crisis actual. Correa lo niega y dice que Moreno es un «traidor».

«Nadie tiene derecho, auspiciados desde Caracas y con las órdenes de Maduro y Correa, a agredir a las personas y dañar bienes públicos», expresó.

La dirigencia de CONAIE ha pedido la renuncia de los ministros de la Defensa y Gobierno después de que un miembro de su comunidad muriera víctima de un golpe en medio de los choques.

En la concentración de más de 5.000 indígenas fueron retenidos policías y periodistas.

«Estamos pidiendo que se una el pueblo compañeros, sí o no», dijo el dirigente Jaime Vargas.

El jueves en la noche, la Defensoría del Pueblo informó que 864 personas han sido detenidas desde el inicio de las protestas contra medidas económicas impulsadas por el gobierno ecuatoriano.

También se conoció que el periodista Freddy Paredes, de la cadena Teleamazonas, fue dado de alta de una casa de salud a donde fue llevado el jueves, luego de haber sido agredido con una piedra. El reportero cubría una congregación que se desarrolló en la inmediaciones de la Casa de la Cultura ecuatoriana.

En medio de la conmoción, también se daba cuenta del ataque al cuartel militar Marco Aurelio Subía, situado a 20 kilómetros de la ciudad de Quito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here