El Senado de Estados Unidos someterá a votación este jueves una resolución que pide al presidente Donald Trump “poner fin al uso de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para hostilidades contra Irán” a menos que esas acciones sean autorizadas por el Congreso.

Trump rechaza la medida, argumentando que sería peligroso limitar sus poderes de guerra y, antes de la votación, exhortó a la mayoría republicana del Senado a oponerse.

“Es muy importante para la SEGURIDAD de nuestro país que el Senado de Estados Unidos no vote a favor de la Resolución de Poderes de Guerra con Irán”, dijo Trump en un mensaje de Twitter. “Nos va muy bien con Irán y este no es el momento de mostrar debilidad”.

Trump dijo también que “los estadounidenses respaldan abrumadoramente nuestro ataque” al general Qassem Soleimani, eliminado el mes pasado en un ataque de drones ordenado por el presidente en el aeropuerto de Bagdad.

“Si mis manos están atadas, Irán se quedaría con el campo libre”, añadió Trump. “Envía una muy mala señal. Los demócratas solo están haciendo esto para avergonzar al Partido Republicano. ¡No permitan que suceda!”

Después de considerar varias enmiendas a la resolución no vinculante, los senadores la someterán a voto y existe la posibilidad de que cinco republicanos se unan a los 47 demócratas de la cámara de 100 miembros para aprobar la medida.

Es casi seguro que Trump la vetará y los partidarios de la resolución no cuentan por el momento con dos tercios del Senado para invalidar al presidente.

El senador demócrata Tim Kaine, promotor de la resolución, dijo al Senado que la medida que presentó “es sobre el Congreso reclamando su legítimo papel en las decisiones de guerra. La resolución es bien simple. No debemos estar en guerra con Irán si el Congreso no vota para autorizar esa guerra”.

El senador demócrata Tim Kaine es el promotor de la resolución que trata de limitar los poderes de guerra del presidente Donald Trump.

“Aunque el presidente tiene y debe tener siempre la capacidad de defender a Estados Unidos de un ataque inminente, el poder ejecutivo para iniciar una guerra termina ahí. Una guerra ofensiva requiere un debate congresional y una votación”, añadió.

Sin embargo, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, preguntó en oposición a la medida: “¿qué mensaje enviaría el Senado a los soldados estadounidenses? ¿deben tener la duda de si sus propios líderes están autorizados para defenderlos?”.

“¿Qué mensaje debemos enviar a nuestros socios y aliados regionales?”, continuó McConnell. “¿Pueden contar con la continua solidaridad de Estados Unidos? ¿Qué diría esto a los verdaderos grandes poderes, competidores como Rusia y China, si ni siquiera podemos estar unidos ante un retador menor como Irán?. Enviemos el mensaje correcto con nuestros votos. Derrotemos esta resolución desorientada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here