Un estudio realizado por un importante hospital de Milán, Italia, descubrió que la carga viral presente en personas que ahora dan positivo para el coronavirus está disminuyendo, lo que sugiere que la infección puede estar debilitándose, según los médicos, cuyos hallazgos han sido recibidos con escepticismo.

Alberto Zangrillo, jefe del Hospital San Raffaele de Milán, dijo que el coronavirus podría estar volviéndose menos letal y que aquellos que han sido infectados recientemente tienen síntomas más débiles que hace dos meses.

«Las pruebas realizadas en los últimos 10 días muestran una carga viral en términos cuantitativos que era absolutamente infinitesimal en comparación con los realizados hace un mes o dos meses», explicó Zangrillo, médico del ex primer ministro Silvio Berlusconi, a la emisora pública de Italia, RAI.

El presidente del organismo científico que asesora al gobierno sobre la pandemia dice que está «desconcertado» por el reclamo. Italia tiene la tercera cifra más alta de muertes por coronavirus en el mundo, con 33,475 personas muriendo desde que surgió el brote en febrero, según la agencia de Protección Civil de Italia. Después de un estricto cierre nacional, que ahora se está aliviando, las infecciones y las muertes han disminuido constantemente.

Funcionarios del gobierno italiano están pidiendo precaución sobre la afirmación de que el virus se vuelve menos letal, advirtiendo que podría confundir a los italianos. «En cambio, deberíamos invitar a los italianos a mantener la máxima precaución, mantener distancia física, evitar grupos grandes, lavarse las manos con frecuencia y usar máscaras», dijo Sandra Zampa, subsecretaria del Ministerio de Salud, en un comunicado.

Los epidemiólogos fuera de Italia son escépticos.

Oscar MacLean, del Centro de Investigación de Virus MRC de la Universidad de Glasgow en Escocia, dijo: «Estas afirmaciones no están respaldadas por nada en la literatura científica, y también parecen bastante inverosímiles por razones genéticas. La gran mayoría de las mutaciones del SARS-CoV-2 son extremadamente raras, por lo que si bien algunas infecciones pueden atenuarse por ciertas mutaciones, es muy poco probable que sean lo suficientemente comunes como para alterar la naturaleza del virus a nivel nacional o global».

COVID-19 es causado por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2).

MacLean agregó: “Hacer estas afirmaciones sobre la base de observaciones anecdóticas de pruebas de hisopos es peligroso. Si bien el debilitamiento del virus a través de mutaciones es teóricamente posible, no es algo que deberíamos esperar, y cualquier afirmación de esta naturaleza debería verificarse de una manera más sistemática».

The coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Rome

Sin embargo, ante la tormenta mediática sobre los hallazgos, los médicos e investigadores del Hospital San Raffaele se mantienen firmes. Massimo Clementi, director del Laboratorio de Microbiología y Virología del hospital, dice que un análisis de 200 pacientes sugiere que el virus se ha «debilitado enormemente».

Los escépticos cuestionan la motivación de Zangrillo. Se ha enfrentado con críticos por decir que el miedo a una segunda ola de infecciones por coronavirus está fuera de lugar, según los periódicos italianos.

“Tenemos que volver a ser un país normal. Alguien tiene que asumir la responsabilidad por aterrorizar al país ”, dijo el domingo. Señaló que epidemias previas como MERS y SARS «desaparecieron por sí mismas». También dijo: «Tenemos que ser cautelosos, sí, pero no suicidarnos innecesariamente. Nuestras salas se están vaciando».

Actualmente, cerca de 6.400 personas están hospitalizadas con 435 personas en cuidados intensivos en Italia. Según la agencia de Protección Civil, más de 32,250 personas se autoaislan en casa con síntomas del virus.

El Hospital San Raffaele también está recibiendo apoyo de algunos otros expertos. El jefe de la clínica de enfermedades infecciosas del hospital San Martino en la ciudad de Génova, Matteo Bassetti, dijo a la agencia de noticias ANSA de Italia que está viendo la misma tendencia. «La fuerza que tenía el virus hace dos meses no es la misma fuerza que tiene hoy», dijo, y agregó: «Está claro que hoy la enfermedad COVID-19 es diferente».

Franco Locatelli, presidente del Consejo Nacional de Salud que asesora al gobierno italiano, dijo que solo podía expresar «gran sorpresa y desconcierto absoluto» ante las afirmaciones.

«Solo hay que ver la cantidad de nuevos casos positivos confirmados todos los días para ver la circulación persistente del virus en Italia», aseguró a ANSA.

Allan Cheng, médico de enfermedades infecciosas en el hospital The Alfred en Melbourne, Australia, afirmó: «No hemos notado ninguna diferencia en las cargas virales en las personas que hemos examinado».

Le dijo a los medios australianos: «Nos sorprendería bastante, si ese fuera el caso. Este no es un virus que muta tan rápido».

Dijo que la diferencia en las cargas virales que está viendo el hospital de Milán bien podría explicarse por un aumento en sus pruebas de personas que no han caído muy enfermas por el coronavirus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here