Eje central de la política es abrir el camino para que 11 millones de indocumentados sean legalizados.

Nada más tomar posesión como nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden enviará al Congreso una ambiciosa reforma migratoria que incluye una vía para que 11 millones de indocumentados accedan a la ciudadanía, una expansión de la política de asilo y un plan para reforzar la seguridad fronteriza.

Una fuente del equipo de transición detalló cuáles son los puntos clave que incluye el proyecto legislativo que Biden enviará mañana al Legislativo y que, de ser aprobado, supondría la mayor reforma migratoria desde el Gobierno del republicano Ronald Reagan (1981-1989), que legalizó a tres millones de indocumentados en 1986.

Además, en sus primeros días en la Casa Blanca, Biden firmará una tanda de órdenes ejecutivas destinadas a desmantelar algunas de las políticas de su predecesor, Donald Trump.

Un grupo de connacionales protestó frente al consulado de Guatemala en Los Ángeles, California, por la falta de pasaportes. (Foto Prensa Libre: EFE)

Estos son los 7 puntos clave del proyecto de Biden:

Legalizar a 11 millones

El objetivo central del proyecto legislativo que Biden enviará al Congreso es abrir una vía para legalizar en ocho años a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en Estados Unidos, indicó la citada fuente del equipo de transición.

La idea es que dar un estatus legal temporal por cinco años a todos los inmigrantes que hayan ingresado al país antes del 1 de enero de 2021 y, transcurrido ese periodo, los beneficiarios podrían acceder a la residencia permanente, también conocida como “tarjeta verde”.

Para acceder a la residencia permanente, deberán probar que han pagado sus impuestos y que no tienen antecedentes penales.

Una vez que accedan a la residencia permanente, podrían solicitar la ciudadanía estadounidense en solo tres años.

Dreamers y TPS

Los mayores beneficiarios de esa propuesta de Biden son dos grupos: los “dreamers”, nombre con el que se conoce a los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores, y los “tepesianos”, aquellos que se beneficiaron del Estatuto de Protección Temporal (TPS), un programa migratorio que eliminó Trump.

Si el Congreso aprueba la reforma migratoria de Biden, esos dos grupos, que en total suman un millón de personas, podrían solicitar directamente la residencia permanente sin tener que esperar cinco años, como el resto de indocumentados.

Guatemala y Centroamérica

Otro de los objetivos centrales de la iniciativa que Biden enviará al Congreso será abordar la violencia, corrupción y falta de oportunidades económicas que empujan cada año a millones de centroamericanos a emprender un peligroso camino hacia EE.UU. en busca de refugio.

Para provocar cambios en los países del Triángulo Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala), Biden confía en el poder diplomático de Washington.

Además, quiere reinstaurar un programa anulado por Trump en 2017 y que permitía a menores centroamericanos reunirse en Estados Uindos con sus familiares.

Con información de Prensa Libre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here