La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, ha pedido este domingo la renuncia de todos los ministros «para encarar esta nueva etapa de la gestión de transición democrática», según un comunicado de la Secretaria de la Presidencia.

La mandataria de facto considera «usual» que en vísperas de la inscripción de los candidatos a las elecciones generales del próximo 3 de mayo «se produzcan ajustes en el equipo de trabajo en el órgano Ejecutivo», explica la nota.

Áñez ha adelantado que «completará o ratificará a su equipo de Gobierno en el menor tiempo posible para dar continuidad a los objetivos trazados en el inicio de su gestión y agradece a todos por su trabajo».

La decisión se produce horas después de que Roxana Lizárraga, ministra de Comunicación del Gobierno de facto, presentara su «renuncia irrevocable» por discrepancias con Áñez, tras anunciar ésta su candidatura a las elecciones generales.

«Es claro que nuestro gobierno transitorio ha perdido sus objetivos», reza el comunicado de la ministra difundido en Twitter, que asegura que Áñez «ha dejado de lado el mandato del pueblo boliviano» y no ha ayudado en nada a la «reconstrucción de la democracia».

Por su parte, el presidente de EKAI Center, Adrián Zelaia, afirmó que disolver el Gabinete entero no es un paso habitual a tres meses de las elecciones y subrayó que la postulación de Áñez rompe la imagen de transitoriedad, esencial para su Ejecutivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here