El empate entre Manchester United y Wolverhampton, donde Paul Pogba falló el penal que le pudo dar la victoria a los Diablos Rojos, desató la ira de los fanáticos contra el francés y lo apuntaron con insultos racistas. Luego de que el club inglés expresara el repudio hacia los agresores, el propio futbolista se encargó de dejar un mensaje en sus redes sociales.

«Rezo para que mi hijo no crezca en un mundo que sea nosotros contra ellos, en lugar de uno donde todos puedan expresarse y ser uno mismo sin tener que confrontar», publicó en su cuenta personal de Instagram junto con la foto donde tiene en sus brazos a su hijo.

Además, agradeció el apoyo que recibió de parte de los fanáticos, compañeros y amigos que lo apoyaron en el difícil momento que atraviesa desde aquella tarde de lunes en Wolverhampton.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here