El exdiputado de FCN-Nación y excandidato presidencial Estuardo Galdámez fue capturado este miércoles 23 de diciembre.

Recientemente, la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) indicó que pediría a la Policía Nacional Civil la formación de un equipo especial para encontrar al exdiputado, prófugo desde que perdió la inmunidad al dejar su cargo de diputado.

El exfuncionario tenía una orden de captura, señalado por el Ministerio Público en el caso Asalto al Ministerio de Salud.

El Fiscal encargado de la FECI, Juan Francisco Sandoval declaro lo siguiente en relación a la captura del ex diputado:

Galdámez en su primera magistratura 2012-2015 militó en el extinto Partido Patriota y en su segundo periodo al conseguir la reelección, con la desaparición de esa organización, se integró al oficialismo con la bancada FCN-Nación un mes después de asumir la curul.

Su comienzo en la política partidaria se marca con su militancia en la bancada patriota, en un partido identificado con la derecha e ideólogos de corte militar, fue el partido que llevó al general Otto Pérez Molina a la presidencia al obtener el triunfo en las elecciones de 2011.

Galdámez llegó al partido por su cercanía con Pérez Molina, ya que el candidato presidencial estuvo bajo el mando del exmandatario en el Estado Mayor Presidencial, entre 1994 y 1996.

Electo por Quiché, Galdámez en su primer periodo en el Legislativo se identificó como leal a Pérez Molina y durante la crisis política de ese gobierno por corrupción, defendió al general hasta el 2 de septiembre de 2015 cuando presentó su dimisión al cargo luego de ser desaforado por el Congreso de la República y de que un juzgado ordenara su captura por delitos de corrupción.

La polémica siempre ha acompañado a Galdámez en su carrera política. En julio del 2012, con menos de un año de ser diputado, fue denunciado por un periodista de elPeriódico por intentar sobornarlo con Q2 mil. Una grabación del circuito cerrado del Organismo Legislativo daba fe de las acciones del parlamentario.

Además, durante la campaña proselitista del Partido Patriota en el 2015, Galdámez, de nuevo, fue captado por una cámara cuando entregaba varios billetes de Q100 a un reportero de un medio local por la cobertura que hacía al presidenciable Mario David García en Quiché.

Entre 2012 y 2015 en el Congreso también se aseguraba que Galdámez era uno de los legisladores obedientes a Baldetti.

Estuardo Galdámez decidió iniciar su campaña presidencial acercándose al electorado a través de tiras cómicas. Galdamán es un superhéroe que defiende al país, un alter ego del candidato, aunque entre las diferencias con el personaje destaca que Galdámez sí es defensor, pero de una sola causa: políticos vinculados a casos de corrupción.

El Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), lo formaron exmilitares como Édgar Ovalle, actualmente prófugo por supuestos delitos de lesa humanidad perpetrados durante el conflicto armado interno, en Alta Verapaz.

Llevó al poder a Jimmy Morales como resultado de la crisis política que Guatemala vivió en el 2015. También logró 11 escaños en el Congreso, espacios que se multiplicaron por la suma de tránsfugas del partido Libertad Democrática Renovada (Líder) y el Partido Patriota, cancelados por incumplir con las normas de financiamiento del Tribunal Supremo Electoral.

En ese grupo de diputados disidentes estaba Estuardo Galdámez, que renovó su curul, pero a diferencia de los últimos cuatro años, se convertiría en uno de los diputados más mediáticos de la Octava Legislatura, integrando junto a FCN-Nación un bloque de partidos con las mismas prioridades: expulsar a la Cicig del país y frenar los procesos penales en los que estaban involucrados políticos vigentes.

El presidenciable, incluso, luego que Morales decidió terminar de manera prematura el mandato de la Cicig, el 7 de enero del 2019, convocó a una sesión extraordinaria al Congreso para que se manifestarán a favor del presidente y en contra de la Corte de Constitucionalidad, que finalmente suspendió la orden del mandatario.

Desde el Congreso, Galdámez también emprendió una cruzada contra la exfiscal Thelma Aldana, a quien solicitó se investigara la compra de un edificio para el Ministerio Público que podría estar sobrevalorado. La iniciativa del presidenciable fue respaldada por el diputado del partido Todos, Felipe Alejos, que está señalado de integrar una red que facilitaba desde la Superintendencia de Administración Tributaria la devolución del crédito fiscal de manera ilícita.

Ha sido vinculado en una trama de sobornos en el Congreso en la pasada legislatura, cuando estaba en el Partido Patriota, donde Galdámez habría sido parte de un grupo que manipuló la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el contralor general de Cuentas, entre otras actividades parlamentarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí