centro de vacunacion gerona

Las muertes por Covid-19 es una sombra que se hace grande en el país, y en el corto plazo no se vislumbra una luz que la desvanezca.

Criterios médicos señalan que la vacunación es la solución a la pandemia, pero las dosis que han ingresado son limitadas y pocos guatemaltecos han recibido el tratamiento contra el virus.

En las 15 semanas que han transcurrido desde que se inoculó al primer guatemalteco se reporta la muerte de mil 813, podrían ser más, pues el registro de contagios y decesos ha sido una de las debilidades del Ministerio de Salud durante esta crisis sanitaria.

Son mil 412 personas fallecidas que oscilan entre los 50 años y más, de ellos, el 41 por ciento tenía más de 70 años, el primer grupo de la segunda fase que se convocó para recibir la vacuna, pero el proceso ha sido lento y desordenado para inmunizarlos.

De cuerdo con el médico José Carlos Monzón Fuentes, director del Instituto de Investigación y Estudios Superiores en Ciencias de la Salud (IECIS) de la Universidad Rafael Landívar, uno de los objetivos de la fase 2 de inmunización es disminuir la mortalidad.

“Es por ello que la vacunación se dividió por fases donde, además de priorizar al personal de salud, se da prioridad a aquellas personas con mayor riesgo de morir o de ser un caso de covid-19 moderado o severo”, menciona.

Si bien la vacuna disminuye la posibilidad de contagiarse, quien se vacune está protegido en un 100 por ciento de sufrir enfermedad grave, de ser hospitalizado y de morir a consecuencia del virus, según informes médicos.

En esa lógica, entonces, las muertes de guatemaltecos por covid-19 ocurridas en los últimos meses pudieron haberse evitado si la vacuna estuviera al alcance de la población, pues pese a que la demanda es alta y las filas fuera de los centros de vacunación son extensas las dosis son insuficientes.

Hasta el domingo 12 de junio, solo el 1.1 por ciento de personas de 70 años y más inscritas en la fase 2 de inmunización había completado el esquema de dos dosis.

Nancy Sandoval, presidencia de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas -AGEI-, menciona que la vacunación es la solución para evitar más fallecimientos.

“En un país donde las autoridades han abandonado las medidas preventivas y de contención del virus y su transmisibilidad, y han seguido manteniendo el manejo a través de un semáforo que a todas luces ha sido insuficiente para el control de la pandemia, no veo otra forma que no sea a través de vacunación” que las muertes disminuyan en el país, dice la infectóloga.

Sin embargo, la inmunización masiva no consigue levantar y alcanzar a la población en riesgo, a criterio de Sandoval, “sigue rezagada debido a que no hay vacunas suficientes, pero tampoco los equipos de vacunadores han sido reforzados con más personal sanitario, es el mismo que realiza el soporte para los laboratorios y seguimiento de pruebas, que en las últimas semanas ha ido de nuevo a la baja y por debajo del número que se requiere para un mejor control”.

La pandemia se ha salido de control, reconoció la viceministra de Salud Nancy Pezzarossi durante una citación el lunes en el Congreso de la República, ya que los casos positivos de covid-19 van en aumento -271 mil 990 hasta el 13 de junio-, en tanto que la disponibilidad de pruebas para detectar los contagios es baja. En todo el Sistema de Salud Pública se contaban 70 mil 205 pruebas de antígeno y 55 mil de PCR.

Los contagios poco a poco se acercan a las cifras registradas durante el primer pico de la pandemia, entre junio y julio pasado, con 1 mil 400 casos positivos por día, y el Sistema de Salud no se ha reforzado con equipos de ventilación o respiradores suficientes, ni medicamentos esenciales para el manejo de pacientes y tampoco el incremento de personal sanitario para atenderlos.

“Lo que nos espera es más muertes innecesarias que podrían prevenirse con vacunas, más familias afectadas por la pérdida de seres queridos y endeudamiento porque la red de servicios de salud está saturada por pacientes no covid-19 y los pocos hospitales que atienden la pandemia están sobresaturados”, agrega Sandoval.

Lento proceso

Son un millón 29 mil dosis las que han ingresado a Guatemala. La vacuna de AstraZeneca es la que ha permitido avanzar en el proceso de inmunización con 724 mil 800 dosis. Se tiene 100 mil de Sputnik V, pero la poca capacidad de mantener la cadena de frío en los departamentos dificulta extender la vacunación más allá de la capital.

Hasta el domingo pasado se había vacunado en total a 533 mil 175 personas con la primera dosis, mientras que 133 mil 869 cuentan ya con las dos dosis requeridas, según el tablero del Ministerio de Salud.

Países como Estados Unidos y algunos de Europa empiezan a relajar las medidas de prevención y las restricciones esto se debe, en parte, a que han logrado una alta cobertura de vacunación entre su población -un 40 y 50 por ciento-, aunque para llegar a la inmunidad colectiva se necesita que tres de cada cuatro personas reciban las dos dosis.

“Lo que las autoridades tienen que comprender es que no podemos seguir a este ritmo lento y a cuentagotas de vacunación contra covid-19. Urgen las vacunas si queremos controlar la pandemia”, dice la presidenta de AGEI, y es necesario cubrir a la población de manera equitativa, con prioridad en los grupos vulnerables, entre ellos mayores de 70 años y personas con comorbilidades.

¿Vendrán más vacunas?

Mientras los casos positivos van en aumento, los hospitales están saturados y sin medicamento para tratar casos covid-19, las autoridades de Salud siguen sin tener una fecha exacta de cuándo vendrá un nuevo lote de vacunas para seguir con el proceso de inmunización en el país.

Amelia Flores, ministra de Salud, señaló el lunes en conferencia de prensa que esperaría un nuevo cargamento para los próximos días, pero el ofrecimiento lleva semanas sin cumplirse.

A finales de junio se tendría el segundo componente de la vacuna Sputnik, pues únicamente ingresó la primera dosis.

Mientras que el fin de semana Venezuela y Bolivia recibieron 600 mil dosis de Sputnik, Guatemala está a la espera de que ingresen más vacunas rusas.

Se dio un adelanto de Q614.5 millones para la compra de 16 millones del biológico, pero a la fecha únicamente se han entregado 100 mil dosis.

“La vacunación es importante, pero no es lo único”, dijo la funcionaria, y se refirió a que personas ya vacunadas se han contagiado de coronavirus, son casos leves, y se debe al relajamiento de las medidas que ha tenido la población, aseguró.

*Con información de Prensa Libre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí