US Vice President Kamala Harris participates in a roundtable discussion on Equal Pay Day with women leaders of advocacy organizations on March 24, 2021, at the Eisenhower Executive Office Building Ceremonial Office in Washington, DC. (Photo by OLIVIER DOULIERY / AFP)

Harris cree que su administración heredó una estructura muy maltrecha, pero defiende una política muy agresiva contra la inmigración irregular.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, liderará el trabajo de su gobierno con México, Guatemala, El Salvador y Honduras en el contexto de la oleada migratoria en la frontera sur de ese país y las causas que lo provocan.

“El presidente de los Estados Unidos -Joe Biden- me pidió que dirija el trabajo diplomático con México, Guatemala, El Salvador y Honduras. Para abordar la situación en la frontera sur debemos abordar las causas fundamentales de la migración. No será trabajo fácil, pero es necesario”, tuiteó Harris.

El anuncio de Harris llega este 24 de marzo en el contexto de la visita, por ahora postergada debido a la actividad del volcán de Pacaya, de una comisión de funcionarios de Washington, para reunirse con funcionarios y sociedad organizada en Guatemala, en un esfuerzo por abordar las principales causas de la migración irregular.

En esa visita estaban confirmados Juan González, director principal del Consejo de Seguridad Nacional; Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte, Martha Youth, subsecretaria Adjunta del Departamento de Estado.

La labor de Harris hacia México, Guatemala, El Salvador y Honduras se desprende del abordaje con el que Estados Unidos busca responder a la creciente llegada de migrantes hacia la frontera sur, entre ellos menores de edad y adultos con menores.

“No puedo pensar en nadie más calificado”, afirmó Biden a los periodistas en una reunión en la Casa Blanca junto a Harris y los jefes del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, y del Departamento de Salud, Xavier Becerra.

Harris reconoció que Estados Unidos necesita aumentar la capacidad de procesar las demandas de asilo y de acoger a los migrantes, principalmente los centroamericanos que huyen de la pobreza, la violencia y los desastres naturales.

“Es un gran problema”, dijo en una entrevista con la cadena CBS, en la que también afirmó que el gobierno heredó una estructura muy maltrecha de la anterior administración, que además defendió una política muy agresiva contra la inmigración irregular.

Las condiciones de detención de los niños en la frontera generan preocupación y críticas hacia la administración Biden-Harris. La semana pasada las autoridades estadounidenses informaron que tenían 14 mil menores migrantes en custodia, 9 mil 562 a cargo del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y unos 4 mil 500 con la Patrulla Fronteriza (CBP).

*Con información de Prensa Libre

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí