Victoria Salazar, la mujer salvadoreña que murió a manos de policías mexicanos en Tulum, fue sepultada el fin de semana en Sonsonate, su ciudad natal.

Según reportan medios locales, al funeral sólo acudieron familiares y amigos de Victoria, cuyos restos mortales ya descansan en el panteón de La Generosa, al sur de San Salvador.

“Esperamos justicia, esperamos que se resuelva esto porque todos vieron la manera en la que asesinaron a mi hermana, no fue una manera correcta de actuar de los policías”, dijo a periodistas Carlos Salazar, hermano de la víctima.

Mientras el féretro era depositado en la tumba, los asistentes entonaron cantos religiosos. “No merece nadie morir de esa manera”, comentó Nelly Castro, una amiga de la familia.

El gobierno de El Salvador ofreció su apoyo a la familia de Victoria y pidió a las autoridades mexicanas que se haga justicia y se castigue a los responsables de la muerte de la mujer.

La secretaría de prensa del país centroamericano compartió algunas imágenes del traslado de los restos mortales de Victoria, quien vivía en México en calidad de refugiada.

Los cuatro policías de Tulum que estuvieron implicados en el caso del asesinato de Salazar fueron acusados de feminicidio, según informó el fiscal de Quintana Roo, Óscar Montes de Oca. La pena máxima por este delito es de 50 años de prisión.

Los policías ya fueron vinculados a proceso por la Fiscalía estatal y se encuentran en prisión preventiva como medida cautelar.

El juez dictó la vinculación a proceso y fijó como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa, además, otorgó cuatro meses de investigación complementaria a los fiscales.

Derivado del caso, además, la pareja sentimental de Salazar, Héctor “H”, también fue vinculado a proceso, luego de que una de las hijas de la refugiada salvadoreña lo acusara de abuso sexual. Gracias a la declaración de la menor, que tiene 16 años, se pudo conocer los supuestos delitos de la pareja de Salazar.

El pasado 29 de marzo, la Fiscalía de Quintana Roo aseguró que, tras practicarle el protocolo médico legal y la necropsia a la víctima, se concluyó que una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra fue lo que provocó la muerte de la mujer.

“La técnica policial de control corporal aplicada y el nivel de fuerza utilizado, se realizó de manera desproporcionada, inmoderada y con un alto riesgo para la vida, ya que no fue acorde con la resistencia de la víctima lo que ocasionó una desaceleración con rotación del cuello, violándose con ello lo establecido en la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza”, dijo la Fiscalía.

*Con información de Reuter

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí