Luego de que los habitantes de la comunidad de San Juan del Río perteneciente al municipio zapoteco de Santiago Choápam, Oaxaca, desobedecieron el pasado 5 de enero las indicaciones de la Secretaría de Salud de quedarse en casa y realizaron un baile patronal, se contagiaron al menos 400 personas, 14 fueron hospitalizados y 11 murieron.

La trágica fiesta patronal fue para honrar al Divino Niño Jesús, sin embargo, ni él pudo protegerlos de contagiarse de COVID-19 como lo hubiera hecho la sana distancia.

Tras lo ocurrido, las autoridades sanitarias de Oaxaca señalaron que hay “localidades que han hecho caso omiso a las recomendaciones de la autoridad sanitaria y decidieron realizar su fiestas o reuniones, y como consecuencia enfrentaron brotes de COVID-19. Ante ello, la institución reafirma su llamado a las autoridades municipales para que se sumen a las actividades de prevención de la salud”.

El presidente municipal, Evergisto Gamboa Díaz, envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, informando que luego de tres días de saber sobre el brote se aplicaron 30 pruebas rápidas, de las cuales se confirmaron a 10 personas contagiadas por el virus SARS-CoV-2.

En otros lugares se han incrementado medias a raíz de esta noticia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí