Los niños de 5 a 11 años pronto podrán vacunarse contra el COVID-19 en consultorios médicos, farmacias e incluso en su escuela, anunció el miércoles la Casa Blanca al detallar los planes para cuando se autorice la vacuna de Pfizer para los más pequeños en cuestión de semanas.

Los reguladores federales se reunirán durante las próximas dos semanas para sopesar los beneficios de administrar vacunas a los niños, después de largos estudios destinados a garantizar la inocuidad de las vacunas.

Los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos se reunirán el 2 y 3 de noviembre y se espera que den su aprobación. Una vez ocurrido eso, las dosis comenzarán a enviarse a los proveedores de todo el país, junto con agujas más pequeñas, y en unos días las vacunas estarán disponibles a gran escala.

Se calcula que 28 millones de niños de esta franja son elegibles para vacunarse, de acuerdo con la Casa Blanca.

“Hoy la Administración Biden anuncia un plan para garantizar que, si se autoriza una vacuna para niños de 5 a 11 años, se distribuya rápidamente y se ponga a disposición de las familias de todo el país de forma conveniente y equitativa”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

El gobierno prometió que se apoyará en más de 25 mil consultorios de pediatras y centros de atención primaria, así como en los hospitales. Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que están organizando “llamadas de preparación operativa” con las jurisdicciones locales. La Agencia Federal de Gestión de Emergencias también financiará y apoyará cientos de clínicas escolares y comunitarias para ayudar a acelerar la puesta en marcha de las vacunas.

Además, reiteraron la eficacia y seguridad de las vacunas desplegadas entre los adolescentes de entre 12 y 17 años. “Los individuos totalmente vacunados tienen 10 veces menos probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 y tienen un alto grado de protección, incluso contra la variante Delta. Las consecuencias de un caso pediátrico de COVID-19 pueden ser graves y potencialmente durar meses”, enfatizaron.

Riesgos

Aunque los niños corren menos riesgo que los mayores de sufrir efectos secundarios graves a causa del COVID-19, esas consecuencias graves se producen, y las autoridades señalan que la vacunación reduce drásticamente esas posibilidades y reducirá la propagación de la variante delta, más transmisible, en las comunidades, contribuyendo a la recuperación general del país tras la pandemia.

“El COVID también ha perturbado la vida de nuestros hijos. Ha dificultado la escolarización, ha alterado su capacidad de ver a los amigos y a la familia, ha hecho que los deportes juveniles sean más difíciles”, declaró el miércoles Vivek Murthy, cirujano general de EEUU, a la cadena NBC. “Al vacunar a nuestros niños, tenemos la perspectiva de protegerlos, pero también de recuperar todas esas actividades que son tan importantes para nuestros niños”.

Avance

Murthy dijo que la administración, que está promoviendo mandatos de vacunas para adultos, está dejando la cuestión de los requisitos para las escuelas a los funcionarios locales y estatales, pero los calificó de “razonables.”

“Esas son decisiones sobre, cuando se trata de requisitos escolares, que son tomadas por las localidades y por los estados”, añadió. “Ya se ha visto que algunas localidades y estados hablan de requisitos de vacunas para los niños. Y creo que es algo razonable a tener en cuenta para conseguir que las tasas de vacunación sean altas. Y también es coherente con lo que hemos hecho para otras vacunas infantiles, como el sarampión, las paperas y la polio.”

La administración señala que los niños que se vacunen por primera vez en las dos semanas siguientes a la aprobación prevista para principios de noviembre estarán completamente vacunados para Navidad.

Estados Unidos ha comprado 65 millones de dosis de la vacuna pediátrica de Pfizer -se espera que sea un tercio de la dosis para adultos y adolescentes-, según las autoridades, más que suficiente para todos los niños del grupo de edad. Se enviarán en paquetes más pequeños de unas 100 dosis cada uno, para que un mayor número de proveedores puedan suministrarlas, y pueden almacenarse hasta 10 semanas a temperaturas de refrigeración estándar.

Alrededor de 219 millones de estadounidenses de 12 años o más, es decir, el 66% de la población total, han recibido alguna dosis de las vacunas COVID-19 y casi 190 millones están totalmente vacunados.

Artículo anteriorComunicaciones entrenó en tierras ticas, pensando en Saprissa
Artículo siguienteStephen Curry le ganó el duelo a Lebron James, Warriors vence a Lakers

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí