A senior student (C) enters a high school in Wuhan in China's central Hubei province on May 6, 2020. - Senior school students returned to class on May 6 in the central Chinese city of Wuhan, where the coronavirus that has now swept the globe first emerged late last year. (Photo by STR / AFP) / China OUT

Aunque la humanidad aún no ha podido vencer al SAR-CoV-2, el nuevo coronavirus, en China ya ha surgido un brote de un virus denominado como norovirus.

Según los expertos, este agente es capaz de expandirse rápidamente y los enfermos tienen síntomas como dolores estomacales, diarrea, vómitos, fiebre, náuseas, debilitamiento físico y deshidratación severa.

A pesar de que el virus no es nuevo (se detectó desde finales de los 60, siglo XX), las alarmas se encendieron en ese país por la rápida propagación del mismo a un centenar de niños en Suichuan. Además, el norovirus se ha expandido ya en varias ciudades de ese país.

Y es que el problema de fondo este virus no puede curarse, es decir, el personal médico puede tratarlo con medicamentos para problemas estomacales pero no tiene una solución de raíz.

Además, según los expertos, se debe tener cuidado con este virus porque, al igual que el coronavirus, el norovirus queda impregnado en las superficies.

Por otro lado, al igual que el coronavirus, existen personas que al contagiarse del norovirus pueden volver asintomáticas y pueden terminar contagiando a las personas cercanas sin darse cuenta.

Asimismo, en los grupos de riesgo el norovirus puede llegar a ser mortal. A su vez, hay personas que son asintomáticas, de modo que podrían expandir el virus sin darse cuenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí