La cifra se ve opacada por un aumento en los contagios. Sigue vigente el toque de queda en todo el país.

Un total de 501 mil 683 personas recibieron ya la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en Italia, según los últimos datos oficiales. Mientras tanto, los expertos se ponen en alerta y piden al Gobierno medidas más restrictivas por la aceleración del crecimiento de los casos, que algunos médicos ya llaman “contagios panettone” porque son la consecuencia de las reuniones navideñas.

Del medio millón de vacunados, más de mil son mujeres y cerca de mil hombres, y por sectores más de 400 mil corresponden al personal sanitario, 56 mil a otro tipo de personal no sanitario como cuidadores de residencias y 30 mil ancianos que viven en ellas, los grupos que están en la primera fase de la campaña de vacunación.

Pero este proceso coincide con un empeoramiento de los datos de coronavirus y un incremento de la velocidad de los contagios, según el Institito Superior de Sanbidad (ISS), que pide medidas más restrictivas.

De acuerdo a los últimos datos del ISS, la tasa Rt de transmisión del virus está por encima de 1 en la media nacional, y la incidencia acumulada por 100 mil habitantes en los últimos 14 días es de 313 como media.

Hay grandes diferencias entre regiones, y así el Véneto, en el norte, tiene una incidencia acumulada de 927 por cada 100 mil habitantes.

“Me dan ganas de llorar. ¿Sabe como los llamamos? ‘Contagios covid-panettone’ y son al menos el 70 %. No hay llamada telefónica en la que no me digan ‘Ah si, estuvimos cenando el 24, comiendo el 25, tomando un té el 26, pero éramos pocos y todos de la familia’, cuenta el doctor David Resi, médico de Bolonia que está rastreando los contactos de los nuevos positivos, entrevistado por el diario Repubblica.

Según los datos deeste vienes del Ministerio de Sanidad, Italia registró las últimas 24 horas 17 mil 533 nuevos casos y 620 fallecidos, lo que elevó los casos totales desde el inicio de la emergencia sanitaria en febrero a 2.237.890, y los muertos a 77 mil 911.

Este fin de semana toda Italia está considerada “zona naranja”, la segunda por riesgo, y por ello no se puede viajar entre regiones ni municipios y están cerrados bares y restaurantes, excepto si es para llevar su comida.

El Gobierno decidió que desde el próximo lunes y hasta el 15 de enero cinco regiones, las septentrionales, Emilia-Romaña, Lombardía y Véneto, y las meridionales de Calabria y Sicilia seguirán en “zona naranja” mientras el resto del país pasa a “zona amarilla”, de menor riesgo y menos restricciones.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, firmó ayer una ordenanza en ese sentido, que estará en vigor hasta el 15 de enero, fecha en la que vence el decreto del Gobierno aprobado a principios de diciembre.

A partir del día 16 de enero entrará en vigor otro decreto que el Ejecutivo está ultimando.

En toda Italia sigue vigente el toque de queda entre las 22 y hasta las 5 de la madrugada del día siguiente.

*Con información de EFE noticias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí