Vacunas

Estados Unidos recomendó una «pausa» en la administración de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19 de dosis única para investigar informes de coágulos sanguíneos potencialmente peligrosos.

En un comunicado conjunto el martes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, y la Administración de Medicinas y Alimentos, FDA, dijeron que estaban investigando coágulos en seis mujeres que ocurrieron en los días posteriores a la vacunación. Los coágulos se observaron junto con la reducción del recuento de plaquetas, lo que hace que el tratamiento habitual para los coágulos de sangre, la heparina, un anticoagulante, sea potencialmente «peligroso».

Se han administrado más de 6,8 millones de dosis de la vacuna J&J en EE.UU., la gran mayoría sin efectos secundarios o con efectos secundarios leves.

Los canales de distribución federales de EE.UU., incluidos los sitios de vacunación masiva, detendrán el uso de la inyección J&J, y se espera que los estados y otros proveedores hagan lo mismo.

Las otras dos vacunas autorizadas, de Moderna y Pfizer, no se ven afectadas por la pausa. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los CDC se reunirá el miércoles para discutir los casos y la FDA también ha iniciado una investigación sobre la causa de los coágulos y el bajo recuento de plaquetas.

«Hasta que se complete ese proceso, recomendamos una pausa en el uso de esta vacuna por precaución», dijo la Dra. Anne Schuchat, Directora Adjunta Principal de los CDC y el Dr. Peter Marks, director del Centro de Biológicos de la FDA.

*Con información de VOA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí