La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) ya había autorizado la tercera dosis de la vacuna de Pfizer el día anterior.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) dieron la luz verde para aplicar dosis de refuerzo a ciertas personas que recibieron la vacuna de Pfizer Biotech contra el COVID-19 hace al menos seis meses.

El esfuerzo está principalmente dirigido para mayores de 65 años, residentes de hogares de ancianos y otras personas con condiciones de salud que puedan tener comprometido su sistema inmunológico, como pacientes de cáncer, etc.

No obstante, también pudiera aplicarse a trabajadores de primera línea, como maestros, personal de la salud y otros empleos con riesgo de contraer COVID-19.

También podrán recibir la dosis de refuerzo individuos de 18 a 49 años con condiciones de salud subyacentes.

Con la medida, la directora de los CDC, Rochelle Walensky, secundó la decisión de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), que recomendó el miércoles la 3ra dosis de la vacuna de Pfizer para algunas personas completamente vacunadas a principios del año.

Alrededor de 26 millones de estadounidenses recibieron la segunda dosis del fármaco de Pfizer hace al menos seis meses, y cerca de la mitad de ellos tienen 65 años o más.

*Con información de VOA

¿Por qué aplicar una tercera dosis?

  • Los CDC recomiendan que los siguientes grupos deberían recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech al menos 6 meses después de haber completado el esquema principal con Pfizer-BioNTech (es decir, las primeras 2 dosis de la vacuna contra el COVID-19):
    • personas de 65 años de edad o más
    • residentes de 18 años de edad o más en establecimientos de cuidados a largo plazo
    • personas de 50 a 64 años de edad con afecciones subyacentes
  • Los CDC también recomiendan que los siguientes grupos podrían recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech al menos 6 meses después de haber completado el esquema principal con Pfizer-BioNTech, según sus beneficios y riesgos particulares:
    • personas de 18 a 49 años de edad con afecciones subyacentes
    • personas de 18 a 64 años de edad con mayor riesgo de exposición y transmisión del COVID-19 por su entorno ocupacional e institucional
  • Estas recomendaciones solo se aplican a las personas que hayan completado el esquema principal con las vacunas de Pfizer-BioNTech (es decir, las primeras 2 dosis de una vacuna contra el COVID-19).
  • Las personas pueden consultar a su proveedor de atención médica acerca de si deberían recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech.

Datos que respaldan la necesidad de una dosis de refuerzo

Los estudios muestran que después de vacunarse contra el COVID-19, la protección contra el virus puede disminuir con el tiempo y ser menos efectiva para proteger contra la variante delta.

Si bien la vacunación contra el COVID-19 para adultos de 65 años de edad o más sigue siendo efectiva para prevenir enfermedades graves, datos recientes sugieren que la vacunación es menos efectiva para prevenir la infección o casos más leves con síntomas.

La evidencia que va surgiendo también muestra que entre los trabajadores de la salud y otros trabajadores de la primera línea, la efectividad de la vacuna contra el COVID-19 está disminuyendo con el tiempo.

Este nivel de efectividad inferior se debe probablemente a la combinación de la disminución de la protección a medida que pasa el tiempo desde la vacunación (p. ej., inmunidad menguante) y una mayor infecciosidad de la variante delta.

Los datos de un pequeño ensayo clínico muestran que una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech aumentó la respuesta inmunitaria entre los participantes del ensayo que completaron su esquema principal 6 meses antes.

Con una mayor respuesta inmunitaria, las personas deberían tener una mayor protección contra el COVID-19, incluida la variante delta.

Europa evalúa la necesidad de una dosis de refuerzo de la vacuna de Moderna

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha empezado a evaluar los datos sobre la necesidad de una dosis de refuerzo de la vacuna de la COVID-19 de Moderna (Spikevax), que en el caso de ser aprobada se administraría al menos seis meses después de la segunda dosis en personas mayores de 12 años.

El regulador europeo, que ya está evaluando los datos de la dosis de refuerzo de Pfizer en mayores de 16 años, ha recibido una solicitud de la farmacéutica Moderna para estudiar la posible administración de la tercera dosis en personas que ya han recibido la pauta completa (las dos dosis) para “restaurar la protección después de que haya disminuido”.

Para respaldar su solicitud, Moderna ha presentado los resultados de un ensayo clínico en marcha sobre la dosis de refuerzo, y toda esta información está siendo ya analizada por el comité de medicamentos de uso humano. Aunque, la EMA no ha establecido un calendario para finalizar su evaluación y comunicará sus conclusiones.

 

Artículo anteriorApertura de fronteras provocó aumento de migrantes en Panamá
Artículo siguienteEn Francia señalan a Messi como causante del «divorcio» Neymar-Mbappé

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí