Los Golden State Warriors han anunciado a través de las redes sociales que el partido que les enfrentará a los Brooklyn Nets mañana se jugará a puerta cerrada siguiendo los consejos de las autoridades de la ciudad y el condado de San Francisco para contener el brote de coronavirus. De esta manera, se convierten en la primera franquicia en anunciar esta medida de contención.

Una decisión que no gustará a los aficionados, así como tampoco a los propios jugadores que, evidentemente, prefieren contar con el calor del público en sus partidos. La estrella de los Lakers, Lebron James, afirmó rotundamente hace algunos días que se negaría a jugar a puerta cerrada: “Jugar sin aficionados es imposible. No voy a jugar. Yo juego por mis compañeros, por los aficionados… es de lo que va todo esto. Salgo al pabellón y si no hay fans no juego. Que hagan lo que quieran”, expresó el alero en el vestuario tras la conclusión del partido entre Los Angeles Lakers y los Milwaukee Bucks.

Unas afirmaciones que se ha visto obligado a matizar dada la gravedad de la situación: Evidentemente estaría muy decepcionado si no están los aficionados, porque juego para ellos, pero al mismo tiempo tienes que escuchar a las personas que siguen lo que está pasando y si ellos sienten que lo mejor para la seguridad de los jugadores, la seguridad de la franquicia y la seguridad de la liga, es un cambio, entonces vamos a escucharles”.

El enfrentamiento entre Warriors i Nets podría no ser el único que se juegue a puerta cerrada. Desde este miércoles, la NBA está manteniendo conversaciones con todos los equipos de la liga para estudiar los diferentes escenarios que podrían darse en relación con el brote de Covid-19 que crece en todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here