Kevin Durant salió a jugar el quinto partido de las Finales entre los Raptors y los Warriors y se lesionó tras sólo 12 minutos. El alero se echó la mano a la parte baja de la pierna, como en un principio indicó la franquicia californiana, pero en la rueda de prensa posterior al encuentro salió a hablar Bob Myers (mánager general de los Warriors), algo totalmente inesperado, que entre lágrimas y muy bajo de moral admitió que la lesión de Durant es en el tendón de Aquiles: «No sé lo que saldrá del examen médico, que será mañana».

Myers salió a la rueda de prensa como responsable: «Esto no es culpa de nadie, ha sido una decisión consensuada, pero si queréis apuntar a alguien con el dedo tiene que ser a mí. Soy el presidente de operaciones de baloncesto y soy el responsable. Kevin es un buen chico, sólo quiere jugar y esto no es justo».

Myers relató también lo siguiente: «La gente que le lleva es buena, tampoco es justo por ellos». A lo que el directivo podría referirse es a algo que comentó el periodista Brian Windhorst en ESPN al final del partido: «Su agente, Rich Kleiman, estaba blanco como un fantasma. Toda la NBA ha cambiado esta noche».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here